Tras mantener una audiencia privada con el papa Francisco en el Vaticano, la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, aseguró que el pontífice está "preocupado por Argentina".

"Soy católica a mi manera pero (a Francisco) lo veo como un hermano y me permito decirle cosas. Lo encontré bien, está muy ocupado", detalló la presidenta de Abuelas luego de la audiencia en el palacio apostólico del Vaticano.

En el encuentro, que duró 20 minutos, Carlotto le entregó al Papa una carta en la que solicita a la Iglesia una mayor colaboración en la apertura de todos los archivos de esa institución sobre los años de la última dictadura cívico-militar debido a que allí podría haber información importante para saber el destino final de algunos desaparecidos y niños apropiados.

A pedido del pontífice, en 2016 algunos de esos documentos comenzaron a desclasificarse, algo a lo que el Papa se comprometido con distintas organizaciones de derechos humanos.

“A Francisco lo veo como un hermano y me permito decirle cosas”, dijo la dirigente

Si bien destacó la labor del nuevo presidente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) monseñor Oscar Ojea, la titular de Abuelas sostuvo que el organismo que preside continuará "pidiendo más datos de dónde pueden estar los nietos que estamos buscando y también los desaparecidos adultos".

"En la carta le pusimos que hay algunas dificultades para algunos que quieren tener noticias, porque el trámite es muy engorroso: tiene que intervenir la justicia argentina, que lo estudia, lo manda y luego acá se ve si corresponde o no", agregó Carlotto, en referencia al protocolo de consulta de los archivos desclasificados.

En su contacto con la prensa, Carlotto evitó brindar detalles de la conversación que mantuvo con el pontífice sobre la realidad nacional pero manifestó que "el Papa está preocupado por Argentina. Es un tema que hay que abordarlo profundamente". Y explicó que si bien algunos allegados le habían pedido "que le dijera que venga a Argentina", no pudo hacerlo. "No me atreví", admitió.

Además de la situación argentina, la titular del organismo de derechos humanos contó que durante la audiencia ambos hablaron de "violaciones a los derechos humanos, y dijo que está muy preocupado porque lo que está pasando en México; es insólito, tanta muerte", en alusión al reciente asesinato de dos sacerdotes en el país latinoamericano.

El encuentro entre ambos es el tercero desde la entronización de Jorge Bergoglio en 2013. La última vez que el Papa recibió a Carlotto fue hace más de tres años, en noviembre de 2014, junto a su nieto recuperado, Ignacio Montoya.