El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, consideró hoy que el Estado “no puede hacerse cargo de toda la infraestructura que necesita el país”, y por eso destacó la puesta en marcha de la ley de participación público-privada, para “cubrir el déficit enorme de infraestructura” que tiene la Argentina.

Frigerio se expresó así al disertar en el Encuentro Nacional de Ciudades e Infraestructura. En ese marco, el ministro destacó la decisión de la Casa Rosada de descentralizar recursos hacia las provincias y remarcó la necesidad de “distribuir las responsabilidades de una manera más eficiente entre los distintos niveles de Gobierno”.

“Ese es uno de los grandes desafíos que tenemos por delante. Las gestiones anteriores hacían desde las represas hasta el cordón cuneta, cuando tendríamos que distribuir el trabajo de una manera más inteligente con los otros niveles de Gobierno”, señaló Frigerio.

Y añadió: “Tenemos que trabajar mucho en la transición hacia otros subtemas mucho más eficientes, transparentes, competitivos que con el que convivimos durante los últimos años”.

“Por ejemplo, en el área de viviendas, trabajamos para ir lentamente de un esquema de un subsidio de oferta a un esquema de subsidio de demanda”, puntualizó el ministro.

También, resaltó la decisión del Gobierno de urbanizar “los barrios más marginales de la Argentina con obras que se prometieron y nunca se hicieron”.

Por su parte, el subsecretario de Coordinación de la Obra Pública Federal, Ricardo Delgado, dijo que se plantean cuestiones vinculadas a la “necesidad de planificar territorialmente la inversión en infraestructura para, por ejemplo, evitar que las manchas urbanas hagan que la ejecución de viviendas no tengan los servicios necesarios como pasó en el pasado”.

“Además, trabajamos sobre los modelos de participación público-privada para poder bajarlos a los municipios”, indicó.