“El sistema de chantaje que el oficialismo nacional monto, con la complicidad del monopolio mediático y una buena parte de la Justicia, comenzó a apuntar contra el honor e integridad política del gobernador de Formosa, Dr. Gildo Insfrán”, advierte el pronunciamiento hecho público por la máxima dirigencia del peronismo del norteño estado argentino.

Exponen que “las supuestas declaraciones calumniosas de un llamado “arrepentido”, un estafador que pretende negociar su pena a cambio de incriminar a quien le digan”, afirman en directa referencia a Alejandro Vandenbroele. Advierten que los dichos de este “serán usados para intentar socavar la autoridad política y moral del hombre que, con el apoyo ampliamente mayoritario del pueblo de su provincia, sacó a Formosa de la marginalidad, el olvido y la ausencia de todo proyecto de futuro” y la convirtió en una provincia con escuelas, hospitales, centros de salud, carreteras, luz eléctrica, conectividad y, sobre todo, futuro para sus hijos, sin necesidad de abandonar el terruño natal”.

Insfran “como gobernador peronista y presidente del Congreso Nacional del PJ es hoy uno de los dirigentes que con mayor firmeza enfrenta la política de destrucción del empleo, empobrecimiento, desfinanciación de las provincias, reprimarización de la economía y pérdida de derechos individuales y sociales que lleva adelante el gobierno del presidente Mauricio Macri. Más del 64 % de sus coprovincianos han ratificado con su voto esta actitud”.