Nunca sabremos si Dolly tenia clonado el contenido de las memorias de la ignota oveja original en su cerebro duplicado.

En esencia, la política internacional se inscribe entre las más importantes funciones no judiciables que asume un gobierno sin haberse sometido al escrutinio público.

Ampliemos. Hay una órbita de acción del poder a la que se denomina función gubernativa que, por lo general, no se encuentra sometida al control de los jueces. El ejemplo más contundente de esa parcela discrecional del poder se presenta en el ámbito de las relaciones exteriores de los Estados. 

Las simpatías o antipatías,  las alianzas o conflictos, los acercamientos o distanciamientos entre países o lideres internacionales, se inscriben en cuestiones que proceden de históricos alineamientos filosóficos, ideológicos, partidarios, o de necesidades geopolíticas, económicas o urgencias militares; y a veces, simplemente, de las interrelaciones personales que forjan, entre sí, cara a cara, los grandes lideres mundiales.

Yalta y Postdam pueden ser un ejemplo de intereses comunes y un momento indispensable de confluencia, desde procedencias absolutamente opuestas y con futuros destinados a una eterna antagonía.

Resumiendo: las propuestas de los partidos políticos y de sus candidatos hace rato que se olvidaron de proclamar la política internacional que llevarían a cabo. Esas posiciones se presumen al bucear los archivos. Cantada era la expectativa de inserción de Mauricio Macri. Tanto como la de Cristina Fernández de Kirchner . De ambos se sabia a que atenerse. Un país pendular en su posicionamiento internacional, pero con liderazgos con una brújula firme, cada uno a su estilo, cada uno en su zona de confort.

La política internacional de Alberto Fernández 

Ahora tenemos un problema superior a la falta de constancia, permanencia y tradición en nuestro lugar en el mundo. Aún ante la deseable continuidad que construye espacio y valor en la orquesta global, la alternancia democrática puede acarrear cambios de rumbo, criticables o plausibles, pero legítimos al fin.

El problema es el amateurismo. La dilación del proceso ante la OCDE, nos deja atrás del Perú de Castillo y del Brasil de Jair Bolsonaro en la búsqueda de la membresía que pretendieron de Carlos Menem para acá, todos los presidentes excepto CFK. Y, señalo por cualquier duda ideológica sobreviviente que no hay a la vista ningún atisbo de intento de salida de Gabriel Boric o Gustavo Petro de esa poderosa Organización.

El rol de Presidente de la CELAC en la Cumbre de las Américas y la agradecida vocería de Nicolás Maduro sonó a discurso para la interna local. La premura por sumarnos a los BRICS, luego de la aventura Sputnik y la invasion a Ucrania, no armoniza con el viaje y la importantísima invitación del G7.

Clonar la figura presidencial en tan disímiles escenarios puede mostrar una imagen idéntica sin memoria ni futuro. Cada vez más parecida a la parodia trans de la República de Pinti.

* Profesor Derecho de la Integración UBA

Más notas de

Alberto Biglieri

Expectativa

Expectativa

G7: agua. El péndulo , la brújula y la clonación

G7: agua. El péndulo , la brújula y la clonación

Mundo sin fronteras (Parte I)

Mundo sin fronteras (Parte I)

La Campana de la Libertad en Philadelphia

La Campana de la Libertad en Philadelphia

Los avances de Ucrania para ingresar a la Unión Europea

Los avances de Ucrania para ingresar a la Unión Europea

La jungla en la jungla urbana de Hermida. Narnia en Lugano

La jungla en la jungla urbana de Hermida. Narnia en Lugano

Guerra en Ucrania: El árbol y el bosque; Rusia y la OCDE

Las organizaciones internacionales, como la ONU, se involucraron en el conflicto

Leyendo la carta de la OCDE

La OCDE pide economías de mercado abiertas, comerciales, competitivas, sostenibles y transparentes.

Seda: "Tener la nada entre los dedos"

Seda: "Tener la nada entre los dedos"

Otro desafío para el gobierno de Alberto Fernández: la carta de la OCDE

Otro desafío para el gobierno de Alberto Fernández: la carta de la OCDE