Si bien en el oficialismo analizan por estas horas introducir algunas modificaciones más al proyecto que sube el piso del Impuesto a las Ganancias a 150 mil pesos, descartan por completo la posibilidad de actualizar los montos a través del Índice de Precios al Consumidor (IPC), como reclaman desde el interbloque de Juntos por el Cambio, en lugar de hacerlo vía el índice Ripte.

Los argumentos que dan desde el massismo para rechazar una actualización semestral en base a la evolución del IPC son básicamente dos. En primer lugar, sostienen que una de las principales políticas del Gobierno es que los incrementos salariales queden por encima de la inflación, "a diferencia de lo que sucedió durante la administración de Mauricio Macri", según remarcó uno de los asesores económicos del oficialismo. Y, en segundo lugar, admiten que no es posible tomar el pedido de la oposición debido a que "se le estaría dando la razón" a las empresas que realizaron presentaciones judiciales para que se actualicen las escalas por el IPC, lo que podría derivar en un problema para el fisco si la Justicia falla en contra del Estado nacional.

Como antecedente, con la nueva ley de movilidad jubilatoria, el Frente de Todos se opuso a que las subas de los haberes fueran mediante el IPC -como reclamaba Juntos por el Cambio- y estableció que se hicieran trimestralmente a través de una fórmula que se aplica en un 50% en base a los recursos con destino a la Anses y en un 50% a la evolución de los salarios de los trabajadores estables.

En esta oportunidad, la coalición opositora también solicitó que para la actualización de los montos que figuran en el proyecto de Ganancias se tenga en cuenta la inflación, algo a lo que el oficialismo se negó desde un principio.    

Hasta ahora, el bloque del Frente de Todos accedió a realizar una serie de cambios, que en su mayoría fueron celebrados por la principal fuerza de la oposición, aunque desde ese espacio remarcaron que son "insuficientes". Uno de ellos es el de eximir del pago del tributo a los aguinaldos para salarios que no superen los 150 mil pesos. También se plantea que la implementación del nuevo piso sea retroactiva a enero 2021

Otra de las modificaciones que se introducirán al texto es la que establece cierta flexibilización en cuanto a que los jubilados que cobren el equivalente a 8 haberes mínimos puedan acceder al beneficio de la deducción aún cuando tengan otros ingresos distintos a la de la jubilación. Y, además, se ampliará la deducción al concubino (antes era sólo al cónyuge), cualquiera fuera el sexo. 

En la segunda reunión informativa del plenario de comisiones de Presupuesto y Hacienda, que encabeza Carlos Heller, y de Legislación Laboral, que preside Vanesa Siley, expusieron ayer el subdirector de Fiscalización de la AFIP, Julián Ruiz, quien defendió fuertemente el proyecto; los contadores Sergio Pantoja y Humberto Bertazza, y el abogado Horacio Corti.

"No habrá distorsiones con este proyecto", dijo Ruiz. A modo de ejemplo, explicó que un trabajador que gana 150 mil pesos brutos cobra de ingresos netos 124.500 pesos y que uno que percibe 160 mil pesos de brutos con los descuentos de ganancias, tendrá en mano 132.403 pesos.

En línea con los planteos de Juntos por el Cambio, Pantoja, titular de la Federación de Consejos Profesionales de Ciencias Económicas, consideró que la actualización del mínimo no imponible debe realizarse de acuerdo "a los incrementos de los precios en forma semestral en lugar del Ripte como se propone en el proyecto". También pidió incluir "los gastos de la educación" para ser deducidos de Ganancias y manifestó la necesidad de "reformular la escala" de montos y sus alícuotas.

Por su parte, Bertazza dijo que "Ganancias es un impuesto de ejercicio y tenemos que medirlo como una foto. Si al 31 de diciembre el promedio de sueldos con los incrementos acordados supera los 150.000 pesos, la exención se pierde”. Y agregó que el "inconveniente del diseño de esta ley se desnaturaliza si no tiene otra reformulación debido a que el objetivo del proyecto no se lograría por el efecto de la inflación".

Corti señaló que "esta reforma tiene algo muy interesante para transmitir al trabajador: si gana hasta $150.000 no paga Ganancias. Pero la ley tiene una redacción muy compleja. La consecuencia es que perdemos la sutileza de todas las cargas de familia”.