El ministro de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, Germán Garavano, aseguró hoy que el  oficialismo “no tiene el objetivo de remover jueces ni de protegerlos”, aunque aclaró que van a buscar “que las instituciones funcionen”. “No le corresponde al Gobierno evaluar ese tipo de cuestiones, es algo del propio Consejo de la Magistratura, que es el que tiene que hacerlo”, sostuvo el funcionario nacional.

En este sentido, el titular de la cartera judicial pidió “leer el fallo” del Jurado de Enjuiciamiento que destituyó al ex  camarista Eduardo Freiler porque, a su entender, “ahí explican que es ser probo y qué no lo es”.

“Fue un pronunciamiento muy profundo, es un ejemplo. Han  apartado a un magistrado muy sospechado. No es un política del oficialismo remover jueces. El trabajo de todos los integrantes  de la Justicia se ve empañado por algunos de los que están  involucrados con la corrupción”, precisó Garavano en declaraciones  formuladas a Radio 10.

“Si un ex funcionario está detenido y cree que es por  persecución política, tiene que hacer la denuncia en el Consejo  de la Magistratura, que es el que tiene que avanzar”

Asimismo, el ministro reconoció que el Ejecutivo tiene pensado  “avanzar en una reforma judicial” para “lograr que los procesos  lleguen a sentencia y que estas, aunque no estén firmes, se  empiecen a cumplir”.

“Nosotros tenemos un proyecto en el Congreso en el que se revé  las dos causales que permiten la prisión preventiva: riesgo de  entorpecimiento de la investigación y riesgo de fuga. Nosotros  establecemos pautas objetivas para establecer estas causales”,  detalló.

Garavano agregó que “lamentablemente el Gobierno anterior fue especialista en usar este mecanismo de detener a sospechosos sin condena, por lo que se 'necesitan reglas claras' para que no vuelva a pasar".

“Si un ex funcionario está detenido y cree que es por  persecución política, tiene que hacer la denuncia en el Consejo  de la Magistratura, que es el que tiene que avanzar”, concluyó.