Tras los cuestionamientos de de la líder de la Coalición Cívica-ARI, Elisa Carrió, y en coincidencia con la condena al ex funcionario Julio De Vido por la tragedia de Once, el ministro de Justicia, Germán Garavano, recorrió el sector del Penal de Ezeiza donde se alojan internos por causas de corrupción y narcotráfico.

Después de quedar en la mira de la socia fundadora de Cambiemos, que ratificó que impulsará un pedido de juicio político en su contra, el integrante del Gabinete realizó una serie de actividades vinculadas con la lucha contra la corrupción.

En el Complejo Penitenciario Federal de Ezeiza, el funcionario nacional recorrió el área en la que funciona "el Sistema de Intervención para la Reducción de Índices de Corruptibilidad (IRIC), donde se alojan internos por causas de corrupción y narcotráfico".

"Desde el Servicio Penitenciario Federal (SPF) se capacita a los agentes para reducir el riesgo de corrupción", sostuvo el ministro de Justicia a través de su cuenta de Twitter.

En el Penal de Ezeiza se encuentran detenidos, entre otros, el ex vicepresidente Amado Boudou; el ex secretario de Obras Públicas José López; el ex secretario general de la seccional La Plata de la UOCRA Juan Pablo "Pata" Medina; y los empresarios Lázaro Báez, Cristóbal López, José María Núñez Carmona y Fabián De Souza.

En su paso por esa cárcel, Garavano también destacó que se recuperaron "más bienes de los casos producto de la corrupción" y publicó la foto de una camioneta que "pertenecía al ´Pata´ Medina y actualmente se utiliza para el traslado de detenidos del Complejo Penitenciario Federal 1 de Ezeiza. "En la Argentina no hay impunidad para nadie", subrayó el ministro de Justicia.