Alberto Fernández participó del primer acto público como presidente electo. Esta mañana acompañó en su asunción al gobernador reelecto de Tucumán, Juan Manzur, quien inicia su segundo mandato luego de ganar por más del 50% de los votos en las elecciones provinciales.

El acto fue en San Miguel de Tucumán, en el teatro Mercedes Sosa. Allí, Fernández ingresó abrazado a Manzur, en una clara muestra de apoyo mutuo de cara al nuevo ciclo político que les espera para los próximos cuatro años.

Antes de subirse al avión que lo llevaría a esa provincia, Fernández habló de su encuentro de transición con Mauricio Macri: "Los dos expresamos la voluntad de que todo sea tranquilo, que es lo que necesitamos los argentinos", sostuvo el líder del Frente de Todos.

Luego de la jura de Manzur, Fernández planteó que el 10 de diciembre "empieza una Argentina gobernada por un presidente y 24 gobernadores", y exhortó a "ponernos de pie y ser el país federal que todavía no se construyó".

Además, aseguró que "el futuro empezó el domingo". "Vamos a hacer la mejor de nuestras epopeyas: arremangarnos todos para que nadie más pase hambre en Argentina", prometió.

Además del líder del Frente de Todos, participaron de la ceremonia otros aliados del justicialismo, tales como intendentes bonaerenses y los gobernadores de La Rioja, Sergio Casas; de Formosa, Gildo Insfrán; de San Juan, Sergio Uñac; el líder del Frente Renovador, Sergio Massa; entre otros. También estuvieron presentes representantes de la CGT y de distintas cámaras empresarias.

"Desempeñar con lealtad y patriotismo el cargo de gobernador de la provincia de Tucumán. Cumplir y hacer cumplir la constitución de la provincia, y leyes de la misma, y la Constitución y leyes de la Nación. Si así no lo hiciere, que Dios y la patria me lo demanden", fueron los puntos sobre los que juró el gobernador reelecto, antes de abrazar a Fernández, quien estuvo a su derecha durante el acto.