Gines González García, futuro ministro de Salud nombrado por el presidente electo Alberto Fernández,  adelantó hoy que restituirá "rápidamente" el protocolo para el aborto no punible que anuló el gobierno de Mauricio Macri y no descartó declarar una emergencia sanitaria para los primeros 100 días de gestión.

En declaraciones con Racio Continental, González García enfatizó: "Hay que hacer el protocolo rápidamente, que no es otra cosa que una guía de procedimiento para profesionales de la salud; el Gobierno hizo un mamarracho, un bochorno político que perjudica a las personas más débiles porque dio mucho miedo a los trabajadores de la salud para aplicar la ley".

"Se creará la guía de procedimientos para que los trabajadores de la salud sepan cómo proceder, porque existen protocolos para casi todas las patologías y mucho más para que cumplan con la ley, así que eso será prioritario", declaró.

Además, se manifestó a favor de que "se apliquen las leyes vigentes" respecto a la "salud sexual y procreación responsable, insumos para evitar embarazos no deseados, educación sexual e Interrupción legal del embarazo".

Al mismo tiempo cuestionó la gestión de Cambiemos, y destacó su intención de "devolverle al gobierno un ministerio y a la nación una política sanitaria", aunque reconoció que hoy existen "muchas dificultades de financiamiento y prestaciones como vacunas".

En ese sentido, no descartó declarar una emergencia sanitaria para los primeros 100 días que, entre otras cosas, "permite compras más rápidas para (cubrir) las necesidades".

El ex ministro de Salud durante los gobiernos de Eduardo Duhalde y Néstor Kirchner dijo que hoy "Argentina es un país muy desigual" y que en materia de salud "las desigualdades son inmorales".

"Si uno hace una política de salud potente que disminuye las desigualdades y no hay salud de ricos y salud de pobres, sino una salud para todos, genera mejor salud pero también construye democracia, convivencia y solidaridad", apuntó.

Por último, consultado sobre el uso del cannabis medicinal, destacó que "la reglamentación actual no cumple con la ley, limita el uso que tiene que ser permitido y hay que romper con un mercado negro absoluto".

"Vamos a trabajar en la reglamentación de la ley para mejorarla y que amplíe las patologías en los que se legaliza su uso", destacó.