Entre la propuesta del Gobierno y la pretensión de los gremios existe un océano de diferencia. La oferta que los funcionarios pusieron sobre la mesa fue cerrar la paritaria por la inflación que marque el Indec. Pero los maestros se sentaron a negociar con un claro objetivo: recuperar los 15 puntos perdidos en el 2018. Así, el inicio de clases se escribe entre signos de pregunta.

La primera reunión paritaria de los docentes empezó de manera accidentada. Según denunció el Ejecutivo provincial, el encuentro "pasó a cuarto intermedio porque Miguel Díaz (titular de Udocba) estaba muy violento, insulto a empleados del gobierno y tenia tres personas filmando la reunión y uno que transmitía en vivo por Facebook".

La respuesta del sindicato no tardó en llegar. "Decir la verdad, reclamar salarios dignos, escuelas seguras, que se televisen las paritarias para que los compañeros vean cómo se desarrollan las negociaciones, y que recordemos a Sandra y Ruben no es violencia . No hubo insultos. No hubo agresión física. Violencia es mentir". Se refirieron de ese modo a los educadores que murieron por la explosión de una garrafa en una escuela de Moreno.

Tras idas y vueltas y promesas de ambas partes, pasadas las 20 se reanudó el encuentro pactado para las 17, y que tuvo como sede la biblioteca del Ministerio de Economía. Al cierre de esta edición, los sindicatos analizaban la propuesta que el equipo de María Eugenia Vidal puso sobre la mesa.

Baradel había anunciado que quería incluir el 15% de pérdida de poder adquisitivo de 2018

La Provincia ofreció que la paritaria 2019 sea "la inflación que marque el Indec, con el objetivo de darle previsibilidad a los docentes y padres en este ciclo lectivo que empieza el 6 de marzo".

Según informaron mediante un comunicado, "se trata de una actualización automática que será mensual los primeros tres meses y trimestral hasta diciembre".

"El gobierno de Vidal tiene la intención de que empiecen las clases por eso hizo su mejor esfuerzo y ofreció aumentos que se actualicen por inflación", explicaron para fundamentar la propuesta. En palabras del Ejecutivo provincial, "en 2018, los sindicatos docentes no acordaron la paritaria que sí firmó y ya comenzó a cobrar el resto de los trabajadores estatales".

Al ingresar al inmueble platense, el titular del Suteba, Roberto Baradel, anunció que "vamos a pedir un 15% del año pasado y este año vamos a pedir clausula gatillo". Pero los maestros van más allá de lo salarial: "Todavía sigue impune lo que pasó en Moreno y en otros lugares, donde docentes se lastimaron. El viernes se voló el techo en la EET3 de Mar del Plata. Hay informes de 2017 que dicen que había que asegurar el techo. Miren si eso pasaba en época de clases", añadió el sindicalista.

A tres semanas del inicio de clases, Mirta Petrocini -líder de la FEB- adelantó que "los docentes queremos estar en las escuelas, pero depende de la gobernadora que las clases comiencen con normalidad.