El Gobierno ratifica su "voluntad de pago" de la deuda externa pero remarca que lo hará con "atención" en la problemática social, según se desprende del borrador del documento que buscará firmar esta tarde con empresarios y gremialistas, luego de haber mantenido este mediodía una reunión con a las máximas autoridades de la Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas (ACIERA).

"La voluntad de pago requiere condiciones compatibles con la atención de la deuda social y el crecimiento de la economía. Sin ello, sería imposible cumplir con las obligaciones que asuma el país", indica el texto, que de todo modos podría sufrir cambios, deslizaron fuentes oficiales.

Y agrega: "Aceptamos el desafío de edificar consensos de largo plazo, que vayan más allá de un período presidencial, y que incluyan metas compartidas y posibles de alcanzar en distintas etapas".

En otro párrafo, el documento señala que los firmantes se comprometen a "trabajar en paralelo en el tratamiento de un conjunto de propuestas sectoriales que, a partir de la estabilización macroeconómica y social, puedan sentar las bases para un nuevo y extenso tiempo de crecimiento con inclusión".

El Gobierno busca que sindicalistas y empresarios firmen este documento durante la reunión que mantendrán desde las 16 en Casa Rosada, en el marco del Consejo Económico y Social.

Fernández encabezaba esta tarde en Casa Rosada la reunión con empresarios, sindicalistas y organizaciones sociales por el "compromiso solidario", con el cual busca respaldo para la negociación de la deuda externa.

Asisten también a la reunión el jefe de Gabiente, Mario Cafiero, los ministros de Trabajo, Claudio Moroni, y de Agricultura, Luis Basterra, y el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz.

Entre los empresarios se encuentran el presidente de la UIA, Miguel Acevedo, mientras que asisten los sindicalistas Héctor Daer, Carlos Acuña, Armando Cavalieri, Gerardo Martínez, Andrés Rodríguez, Hugo Moyano, Antonio Caló, Sergio Palazzo, Omar Viviani, Hugo Yasky y Sonia Alesso, entre otros.

Por su parte, los dirigentes de las organizaciones que integran la Mesa de Enlace del agro definieron no concurrir al encuentro en medio de tensiones con el Gobierno por las retenciones.