Una protesta de trabajadores del astillero Río Santiago culminó con graves incidentes frente a la sede de la gobernación bonaerense, donde los efectivos de la Policía provincial reprimieron a los manifestantes, lo que dejó un saldo de varios heridos y detenidos. Los hechos de violencia se desencadenaron alrededor de las 14 cuando, en versión de la fuerza de seguridad y la Fiscalía interviniente, los manifestantes "intentaron derribar la reja que rodea el histórico edificio con el objetivo de ingresar". El ministro de Seguridad Cristian Ritondo definió que los trabajadores "intentaron copar la casa de gobierno".

Ante el avance de los efectivos hubo piedrazos, balas de goma, gases lacrimógenos y camiones hidrantes, lo que derivó en una veintena de heridos, además de seis detenidos acusados de "resistencia a la autoridad, daños calificados y lesiones", se informó oficialmente.

Los manifestantes marcharon primero desde el astillero hasta el Ministerio de Economía y luego se dirigieron a la sede del Poder Ejecutivo provincial para repudiar los recortes y el eventual cierre de la empresa, pero las columnas fueron interceptadas por los uniformados en los alrededores de la Plaza San Martín. Desde la organización de la protesta le recordaron a este diario que "el Gobierno habla de violencia, pero olvida cuando el presidente Macri consideró que había que dinamitar el astillero".

La gobernación se encuentra vallada desde hace varios días, con motivo de ésta y otras movilizaciones previstas: según se investiga, un grupo habría intentado romper uno de los candados de las vallas para poder avanzar. Ritondo, responsabilizó por los hechos a "sectores políticos" y "agrupaciones que creen que el disturbio es una medida de protesta".

Luego de la protesta, la CCT rechazó "la violencia institucional" ejercida desde cualquier poder del Estado. "Con tremendo estupor advertimos que, todo hecho de represión que pretenda acallar la voz de los trabajadores en circunstancias límites como es la de quedarse en la calle, desempleado, es producto del fracaso de un plan económico que se ha tornado en sí mismo repudiable", rubricó en un comunicado.