El ministro de Economía, Martín Guzmán, sostuvo esta tarde que el Gobierno debe ser "autocrítico" respecto del esquema de subsidios de tarifas, que en la actualidad es "pro-rico". "Se gasta una parte importante de nuestro Presupuesto. Debemos ser autocríticos al respecto", consideró en medio de la interna en el Palacio de Hacienda en torno a la cuestión.

El funcionario evaluó que el esquema actual es "pro-rico" y argumentó: " En un país con un 57% de pobreza infantil estamos gastando en subsidiar el consumo de luz y gas en una parte de la población que hoy no es prioritario que reciban esos subsidios, que tienen que ser utilizados para quienes más lo necesitan hoy".

En este sentido, Guzmán indicó al participar del Consejo Federal Argentina Contra el Hambre junto al presidente Alberto Fernández que el Gobierno da subsidios a "barrios donde vive gente de altos ingresos", cuando esos recursos "tienen que ser utilizado en la gente que más lo necesita".

Por eso, reflejó que su compromiso es "agilizar la gestión" y poder también, desde el punto de vista de las inversiones del Estado dedicar los recursos a aquello que más vale".

"Seguimos el liderazgo de nuestro Presidente que siempre marca una línea que creemos que es sana para la Argentina, que va a tranquilizar a nuestra sociedad y economía", declaró Guzmán. Esa línea, señaló, "parte de los acuerdos, entendiendo que a veces el conflicto es inevitable y que lo que importa es cómo se administra, manejándolo con respeto y con responsabilidad".

En los últimos días, Guzmán fue señalado por su conflicto interno con el subsecretario de Energía, Federico Basualdo, que se opone al esquema de aumentos en las tarifas que propone el ministro de Economía. De hecho, hace ya unos días, trascendió un documento de un asesor de Guzmán, en el que afirma que los subsidios energéticos que aplicó el kirchnerismo terminaron siendo "pro-ricos". Hay una falta de consenso dentro del Ejecutivo acerca de cómo gestionar los subsidios que recibe el sector. 

Leandro Salinardi, un asesor de Guzmán en el Ministerio de Economía que desde abril se desempeña como jefe de la sección económica de la embajada argentina en Italia, con base en Roma, escribió una tesis en la que afirma: “No existen dudas, desde una perspectiva distributiva, que los subsidios pueden ser una poderosa herramienta para proteger a los sectores más vulnerables de una población. Sin embargo, en Argentina se ha presentado un importante problema de focalización, debido a que gran parte de las transferencias corrientes han sido absorbidas por las clases superiores y los consumidores no residenciales”.

En cuanto a la economía, consideró que "transitó un sendero de recuperación económica" que sin embargo "no genera beneficios homogéneos" y recordó que el 57% de la población de niños menores de 14 años está bajo la línea de pobreza. En ese sentido, pidió "una protección más robusta" para ese sector. 

El titular del Palacio de Hacienda expresó la necesidad de financiamiento y de "consistencia macroeconómica" para llevar a cabo estas medidas de protección y reivindicó la Ley de Solidaridad y el impuesto a la riqueza, que recaudó hasta ahora 223.000 millones de pesos.