Con cuatro muertos y más de novecientos casos positivos de Covid-19 registrados a la fecha, el comité de crisis de la ex Villa 31 exigió ayer que se declare la "emergencia sanitaria, habitacional y alimentaria" en ese barrio de Retiro y llamó a conformar "una mesa de trabajo seria y real" integrada por la Secretaría de Integración Social y Urbana y los ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat y de Salud de la Ciudad y la cartera de Salud de Nación.

Mediante un comunicado dado a conocer a las puertas de la parroquia Cristo Obrero, los referentes barriales denunciaron la tardanza que registró en su accionar el Gobierno porteño ante el inicio de la pandemia en ese barrio popular, y si bien resaltaron "la importancia del operativo Detectar" de testeos masivos que la Ciudad lleva adelante en conjunto con Nación, advirtieron que "la situación es alarmante" debido a que al día de ayer "la ex Villa 31 se encuentra con más de 900 casos positivos de Covid-19 y cuatro vecinos fallecidos".

En el documento, destacan que el 1 de abril le elevaron una nota a la ministra de Desarrollo Humano y Hábitat, María Migliore, planteando la gravedad de la situación por la que atravesaban y fue "recién a partir del 27 de abril" que "se empezó a dar respuesta" con la asistencia "a 23 comedores con elementos de higiene y limpieza para una semana, que hasta el día de hoy no fueron repuestos nuevamente, y a ocho comedores con alimento seco, llegando a un total de 17 espacios este viernes 15 de mayo, lo que consideraron como "tarde" y "totalmente insuficiente".

Frente a esa situación, los vecinos reclaman "espacios acondicionados u hoteles para el aislamiento" de "personas en contacto estrecho que no puedan realizar el aislamiento en sus viviendas" y la disposición de "unidades móviles las 24 horas" para el traslado de quienes "necesiten ser atendidos de urgencia o fuera del horario de atención del operativo Detectar".

Como la provisión de "asistencia alimentaria, elementos de higiene personal y atención psicológica para las personas internadas o aisladas en hoteles afectadas por el virus y a las personas en contacto estrecho", entre otras cuestiones, también le pidieron al gobierno que encabeza Horacio Rodríguez Larreta, "que cambie su actitud" y "dé respuesta positiva a la conformación de una mesa de trabajo".

Por su parte, la cuestionada Migliore, afirmó que "se vienen por delante meses críticos" y remarcó que "de ninguna manera el Estado no ha hecho nada" en las villas, sino que, por el contrario, la cartera que conduce viene "asistiendo en esta pandemia a 270.000 personas", y agregó que la muerte de la referente barrial Ramona Medina la "interpela y ocupa".

Mientras que Nacho Levy, integrante de La Garganta Poderosa -organización a la que pertenecía Medina- consideró "que si Ramona no fuera pobre, Migliore tendría que renunciar ahora".

"Queremos que el Gobierno de porteño empiece a actuar responsablemente y trabaje en conjunto con Nación, porque hoy se está a tiempo de parar una tragedia, no solo en la villa 31 sino en toda la Ciudad de Buenos Aires", señaló a BAE Negocios, Julián Wald, integrante de la Mesa de Crisis, quien advirtió que la curva exponencial nos muestra que en tres semana va a estar toda la Villa 31 contagiada y acá somos 50.000 personas".