A diferencia de otros años, esta vez Mauricio Macri decidió no ir en persona al 55ª Coloquio de IDEA y eligió la videoconferencia en el dìa del cierre. No hubo empresarios que interrumpieran su discurso con aplausos, ni se pusieran de pie. La excusa fue que lo esperaban 30.000 correntinos en la caravana del "Sí, se puede".

Macri no quería correr más riesgos, ni encontrarse con un auditorio despoblado. Se lo notó esperanzado en revertir el resultado de las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias ( PASO), preguntando a los empresarios si habían visto los actos.

"Sabemos que nos faltan muchas cosas por resolver, que nos han pesado mucho", arrancó diciendo desde una pantalla que se replicaba en las paredes del auditorio. 

Y reconoció: "Nos falta un acuerdo más profundo sobre cómo logramos una economía ordenada, estable, después de tantas décadas, 80 años que nos han impedido crecer, crear empleo y bajar la pobreza".

El Presidente explicó que se mejoró el tema energético y las exportaciones, y entre sus deudas admitió que "necesitamos tener una moneda,  crédito, estabilidad,  previsibilidad, pero se requiere un acuerdo más profundo, que se podrá lograr ahora que vemos que los opositores empiezan a hablar de los mismos temas".

No eludió la palabra crisis y explicó: "Esta situación nos llevó a estar más frágiles y expuestos, dependiendo del crédito externo, terminó con más recesión, inflación y crisis. Nos falta reducir la pobreza e igualar las oportunidades".

En uno de los momentos Macri hizo una autocrítica: "Yo subestimé la dificultad de erradicar la inflación y crear consenso. En los debates en el Congreso ha sido muy difícil llegar a acuerdos para bajar el gasto y fue fácil hacer acuerdos para aumentar impuestos. La carga tributaria creció, más de lo que puede aguantar la clase media y el sector empresario. Fue un aprendizaje".

Confiado en poder revertir los fuertes números de las PASO desde la pantalla señaló: "Tenemos un espacio pasada la elección para lograr ese acuerdo, necesitamos tener claro que no podemos seguir con déficit fiscal, hay números que nos golpean y nos llevan al atraso y la pobreza".

Por momentos se lo vio tan confiado que hasta pareció casi eufórico: "El 27 vamos a ir al ballotage y vamos a terminar ganando la elección. Trayendo problemas de pasado a los que ya tenemos no vamos a mejorar. Necesitamos resolver los problemas profundos que arrastramos de tantos años. Redujimos el déficit que heredamos en un 80%, bajamos tres puntos de impuestos", enumeró, entre otros ítems.

En un momento pareció que su discurso comenzaba a repetir las mismas frases que los argentinos escucharon al día siguiente que se conocieron los resultados de las PASO. "El proceso electoral del 12 de agosto fue un castigo muy grande de que volvamos al pasado, aumentó el dolar 30%, aumentó el riesgo país, nos castigó aún más. Cuando confirmemos que no volvemos al pasado y que vamos al futuro se va a restablecer un cierto nivel de confianza".

Aseguró que las PASO dieron lugar a una "reflexión más profunda, de quiénes somos, qué tipo de país queremos, qué valores hay que defender y ha despertado algo increíble en la Argentina. No sé si pudieron seguir estas marchas, sentir latir el corazón de tantos argentinos. Van solos sin que nadie los lleve, a expresar cosas básicas y fundamentales. Quieren vivir en libertad, con la verdad y que nadie les diga lo que tienen que hacer".

"Hay muchos escépticos en especial del círculo rojo que dieron por terminado todo el día de las PASO. No pudimos dar vuelta una economía sin estadística y con inflación reprimida", dijo, dando un llamado de atención a todos los que integran su entorno.

"Estamos cambiando la historia de este país para siempre no vamos a volver a la prepotencia, al abuso de poder y a la mentira. Esto lo tenemos que sacar entre todos adelante. Los discursos agresivos no le sirven a nadie. Llega la revolución de esperanza y no va a ser en vano", dijo un presidente, que en cada párrafo de su discurso intentó convencer a los empresarios que él no creía que todo estuviera perdido.

Más notas de

Graciela Moreno

Grupo local compra la tradicional fábrica de heladeras Neba

Neba cambia de manos

Ofrecen diez fondos de comercio de bares en el barrio de Palermo

Algunos de los bares de Palermo que están a la venta tienen casi una década de historia

Glovo se fue de Chile, Brasil y se va de Uruguay

En Argentina la empresa lanzó nuevos servicios

Bagley frena una de sus cinco plantas y suspende a 370 operarios

Bagley es la mayor empresa de galletitas de América del Sur

El dueño de la fabricante de gaseosas Manaos denuncia un boicot en su contra

El dueño de Manaos denuncia un boicot en su contra

El escándalo del cordero pone en alerta los negocios de Federico Álvarez Castillo

El empresario eforzaría la custodia en Etiqueta Negra y teme menos ventas en The Colette, que inaugura en noviembre

Cerró el bar Bauness, un clásico del barrio de Villa Urquiza

Los vecinos lamentan el cierre del bar Bauness

Heineken lanza un aviso en el país para responderle al polémico spot de Brahma

El bautismo birrero de Brahma despertó repudios y el aviso sólo duró cinco días al aire

La gastronomía del ex BA Design sigue abierta, cerró el shopping

Buenos Aires Design

Los comerciantes de la avenida Belgrano se unen para volver a crear un polo mueblero

Hay 152 mueblerías y más del 10% de locales vacíos en diez cuadras