El presidente Alberto Fernández afirmó que acordó con todos los gobernadores las nuevas restricciones que anunció anoche y que comenzarán a regir desde este viernes, incluso con el jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, a pesar de las críticas que éste manifestó sobre las medidas. Además, rechazó a quienes lo acusan de tomar las medidas para "evitar las PASO".

"Leí el comunicado (de Juntos por el Cambio). Era impactante, se oponían porque sí. Ayer un imbécil me llamaba dictador. ¿Cuál es la dictadura? ¿Cuidar a la gente? Miren los números, 20 mil contagios diarios, no los escribo yo", remarcó, enojado, en diálogo con Radio Con Vos.

En referencia a dirigentes opositores que salieron a cuestionarlo, aunque no quiso dar nombres, sostuvo: "Escucho a otros imbéciles que dicen que los contagios son una solución política. Hay que ser un imbécil profundo para decir esas cosas o una muy mala persona. Son un montón los dirigentes que dicen esas cosas. Dicen que estoy haciendo esto para evitar las PASO. Por favor, cómo pueden pensar semejante barrabasada. Hay que ser muy miserables para decir eso".

"No me importa el resultado de una elección; me importa que los argentinos no se mueran. Si tengo que perder una elección por cuidar a los argentinos, la pierdo. Pero yo me voy a dormir en paz", agregó.

¿Diferencias con Larreta?

Al ser consultado sobre los cuestionamientos de Larreta sobre las restricciones a la circulación entre la hora cero y las 6 de la mañana y que los restaurantes deban cerrar a las 23, aseguró: "Necesito estar de acuerdo con los gobernadores, y en este caso puntual, con Horacio Rodríguez Larreta. Él me dijo que cerrar los restaurantes a las 10 de la noche podía generar un daño innecesario a la gastronomía, pero que se comprometía a reducir el aforo en los restaurantes, y que sólo se pueda comer al aire libre.

Incluso reconoció que el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, tampoco estaba de acuerdo en cerrar a las 10. "Yo atendí a esos argumentos y le propuse cerrar a las 11, sabiendo que alguien puede entrar a las 11, pero va a tener que salir a las 12" de los restaurantes. "No soy un testarudo, no hay mucha diferencia entre cerrar a las 10 o a las 11", agregó.

Con respecto a las diferencias que planteó Larreta, a pesar de asegurar que cumplirá las medidas, el Presidente remarcó cómo se deben cumplir las nuevas normativas de restricción horaria: "La circulación de la que hablamos es la misma de la que habla Rodríguez Larreta. Una persona que a las 12:15 de la noche vuelve a su casa no hay problema; una persona que sacó a pasear a su perro a las 12:05 no es un problema, pero cuatro chicos que se juntan en una plaza a las 2 de la mañana, eso no debe suceder".

Minimizando las diferencias, remarcó que "estamos entendiendo las mismas cosas, y debemos entender con un criterio epidemiológico la necesidad de no circular", lo cual implica "no andar en la calle con otra gente exponiéndose al riesgo de contagio".

"Creo que nos entendimos. No siento que hayamos tenido diferencias, en ese sentido creo que nos pusimos de acuerdo", enfatizó sobre la conversación que mantuvo con Larreta antes de decidir las medidas. Sobre esto, afirmó que estuvieron de acuerdo al plantear que la circulación nocturna, "como convoca a la reunión social, tiene un efecto muy perjudicial" en los contagios.

Cuándo no se podrá circular con las restricciones horarias

"Después de las 12 de la noche no puede haber gente paveando por las calles, no puede haber gente en reuniones callejeras. Puede darse el caso de alguien que esté llegando a su casa y se demore. No se pueden juntar 50 personas a escuchar Damas Gratis. El intendente de Entre Ríos tiene que entender que no puede organizar una fiesta para jubilados, por más que sea sea al aire libre", criticó.

"En esto me quito el traje de presidente, me visto de ser humano, y no me es grato ver chicos contagiados, que se pasan la botella de cerveza transmitiendo el virus. Después van a sus casas y enferman a sus padres y abuelos. Lo que estoy haciendo no es más que lo que hace el mundo", recalcó.

¿Cómo afectó el coronavirus a Alberto Fernández?

El Presidente aún no tiene el alta por coronavirus y este miércoles le volvieron a hacer un test de PCR, que dio positivo nuevamente, "pero la carga viral ya es muy baja, con lo cual creen que en un par de días ya empezaré a dar negativo", indicó, luego de dar positivo el viernes pasado.

"Estoy muy bien. Gracias a Dios no he tenido ninguno de los síntomas que solemos escuchar que tienen los que padecen esta enfermedad. Sólo tuve el primer día, cuando me testeé el viernes a la noche, un dolor de cabeza no fuerte sino raro, como una opresión en la cabeza. Me tomé la fiebre y vi que tenía 37.3, y llamé al médico por las dudas. Creo que lo hice más porque pensé que estaba somatizando algo, más que estar contagiado. Pedí el test y dio positivo", relató Fernández.

Sobre cómo se siente desde el viernes, cuando comenzaron los síntomas, ahondó: "El dolor de cabeza y la temperatura bajaron en el acto con un analgésico. Sí tuve algo parecido a un resfrío en algún momento, moquear un poco, pero la saqué barata. Creo que eso tiene que ver con los anticuerpos que generé a partir de la vacuna. A partir de allí tengo controles diarios médicos a la mañana y a la noche. Me sacaron placas de los pulmones y está todo bien".