El paquete de medidas anticrisis que definió el Gobierno Nacional realzan un cambio indispensable sobre el proyecto de país que necesita la Argentina, aseveró el titular del Sindicato de Peones de Taxis y referente del MASA Omar Viviani. De esa forma se refirió tanto a los bonos para jubilados, aumentos salariales por decreto a privados y estatales, precios cuidados, doble indemnización por despidos por 180 días y demás tópicos que activó la Casa Rosada.

“No hace falta hacer mucha memoria, venimos de cuatro años con pérdida de miles de puestos de trabajo, el poder adquisitivo arrasado, la desconsideración para los sectores sociales más castigados por la crisis y otros desastres. Este gobierno que todavía no cumple un mes en gestión ya brindó señales necesarias para recorrer el camino al crecimiento”, enfatizó.

Respecto al movimiento obrero el dirigente de taxistas consideró que pueden existir diferentes lecturas y actitudes “todas respetables”, empero enfatizó que “en momentos como los que atraviesa la Argentina si se otorga una mejora salarial de emergencia, un beneficio a los trabajadores también debe existir un sector empresario responsable para respetar reglas de juego básicas”. De esta forma consideró que los $4.000 decididos para los salarios privados cuyo acuerdo salarial 2019 sufrió el mayor impacto de la inflación como los sueldos de estatales, revelan “un mensaje a los sindicatos y a las empresas”, para acotar que “no hay distracción posible para evitar que recordemos que en plena crisis hubo sectores que obtuvieron ganancias relevantes. Porque para ellos cuando peor mejor, como tantas veces”.

La dirigencia sindical en su conjunto, según Viviani también es y debe ser conciente del escenario externo, que tanto a nivel región a vistas de la situación en Bolivia, Chile y la economía tambaleante de Brasil, como en el resto del mundo, condiciona cualquier política de desarrollo nacional. “El ejemplo de la crisis de Estados Unidos e Irán, el aumento del petróleo y todo lo que eso conllevan son un ejemplo”, acotó Viviani. “Cuando el campo o el sector financiero buscan privilegios para negociar con ventaja hasta el aire que respiran, no solo su poder de lobby, es cuando se exige la firmeza política necesaria para considerar que los trabajadores son la usina fundamental de la grandeza de una nación. Sobre este punto crucial también vemos señales del Gobierno que consideramos necesarias y positivas.”