La madre de un soldado santacruceño caído en la guerra de Malvinas en 1982 dijo que se siente en paz, tras haber sido notificada de la identificación de los restos.

Sonia Cárcamo de Ortega, junto a su esposo José, recibieron a la comisión que les informó sobre los resultados de los ADN para los que habían dado una muestra de sangre hace casi dos años.

El encuentro se realizó en privado y luego los familiares podían difundir o no la información.

Rosalinda Godoy, vicepresidenta de la Fundación No Me Olvides, explicó a Télam que la familia decidió que la confirmación se hiciera en el Centro de Veteranos de Malvinas que lleva su nombre: José Honorio Ortega. Luego, hubo un pequeño homenaje en el monolito que lo recuerda en Río Gallegos con la participación de familiares, veteranos de guerra y la banda del ejército.