La Subsecretaría de Acciones para la Defensa de las y los Consumidores imputó a las empresas de delivery Rappi, Glovo y PedidosYa por "presuntas cláusulas abusivas en su contratación e información engañosa".

Según consignaron desde esa dependencia las plataformas, en sus términos y condiciones, poseen cláusulas que resultarían abusivas ya que se deslindan de responsabilidades frente a las y los consumidores; asimismo, "para acceder al servicio, se requiere que los clientes desistan de derechos que son irrenunciables y se encuentran garantizados constitucionalmente".

La Subsecetaría remarcó que en el caso de Rappi y Glovo, cuando el consumidor accede a la app acepta contratar al trabajador del delivery, en vez de a la empresa prestataria del servicio -lo que se conoce como contrato de mandato-. "De esta manera, las compañías pretenden eludir todo tipo de responsabilidad por daños que pudieran ocasionarse en la relación de consumo".

Sobre la situación laboral de los trabajadores que se desempeñan en este rubro de actividad, que incrementó su labor en forma exponencial en la pandemia uno de los dirigentes del Transporte (CATT) y titular de la La Fraternidad Omar Maturano no dudó en considerar que los mismos "son esclavos" y que el movimiento obrero está trabajando para que, "en cuarentena o no" tengan un convenio de trabajo como "se  merecen".