La sesión en la Legislatura bonaerense en la que se discutían proyectos impulsados por el oficialismo se vio interrumpida hoy por militantes de la oposición que ingresaron al recinto, entre ellos el intendente de Ensenada, Mario Secco.

Por estos hechos, el jefe comunal fue denunciado penalmente por el presidente de la Cámara de Diputados de la provincia, Manuel Mosca, quien lo acusó de atentado y resistencia a la autoridad.

Durante la jornada se trataba la reforma a la ley de Ministerios, la prórroga de la Emergencia en Seguridad y la obligatoriedad de presentar declaraciones juradas para los legisladores.

Los alrededores de la Legislatura también fueron escenario de incidentes entre militantes de organizaciones sociales y gremiales y efectivos de la policía provincial.

Los manifestantes se apostaron sobre el vallado de la calle 7 y lograron derribarlo y se enfrentaron con los uniformados, quienes utilizaron balas de goma y gases lacrimógenos.

La denuncia de Mosca se encuadraría en el artículo 241 del Código Penal, que establece una pena de prisión de quince días a seis meses al que “perturbare el orden en las sesiones de los cuerpos legislativos nacionales o provinciales”.

La investigación está a cargo del fiscal Juan Cruz Condomí junto a la Policía Científica de la provincia de Buenos Aires que se encuentran realizando un análisis sobre los destrozos que generaron los manifestantes que ingresaron al interior del edificio y al propio recinto junto al intendente Secco.

Cabe destacar que la policía científica está llamando a declarar al personal de seguridad que trabaja en la Cámara baja bonaerense y los peritos solicitaron los videos internos del parlamento bonaerense.

La Cámara de Diputados estaba en cuarto intermedio cuando un grupo de personas ingresó en el recinto a los gritos, entre otros individuos de vida pública, estaba el intendente de Ensenada, Mario Secco, que reclamaba se cayera la sesión por la represión.