Tras la polémica por la decisión de aplicar una tasa a la carga de combustibles líquidos y de  GNC en estaciones de servicio de Lomas de Zamora, el municipio decidió dar marcha atrás con la decisión y argumentó que no trasladará "el ajuste de Cambiemos a los vecinos y vecinas" del distrito.

En una serie de tweets, el intendente lomense, Martín Insaurralde, apuntó a que en los últimos tres años, la comuna "incorporó muchísimas responsabilidades" derivadas de Nación y Provincia "sin los recursos necesarios para poder afrontarlas". "Nos vimos en la necesidad de pensar alternativas", planteó.

La Tasa Vial Municipal comprendía desde el 1 de enero del 2019 el pago de $0,40 por cada litro de combustible y de $0,15 por cada m3 de GNC, además del pago de un plus en los registros automotores en las transferencias de vehículos (Tasa en Seguridad Vial y Señalética). 

"En la calle y a través de las redes sociales los vecinos y vecinas de Lomas me plantearon con mucho respeto algo totalmente lógico: que no dan más. No pueden aguantar más aumentos por la situación económica a la que nos están llevando las políticas de este gobierno", advirtió Insaurralde.

Y señaló: "En el Municipio de Lomas de Zamora escuchamos a nuestros vecinos y vecinas y tomamos la decisión de no cargar sobre ellos el costo del ajuste de la Nación y la Provincia. Continuaremos redoblando los esfuerzos para reclamar los recursos que nos correspondan y poder cuidar a todas las familia"