Una docena de intendentes de la provincia de Buenos Aires impulsó en las últimas horas el nombre de Martín Insaurralde como uno de los precandidatos del PJ Bonaerense a disputarle en 2019 la gobernación a Cambiemos.

El anuncio fue formulado durante un encuentro que tuvo lugar el pasado lunes en esa localidad, ocasión en la que los alcaldes expresaron su repudio al recorte presupuestario del 43 por ciento realizado por el gobierno de María Eugenia Vidal al Hospital "El Cruce Néstor Kirchner", de Florencio Varela.

En ese marco, los dirigentes justicialistas expresaron su rechazo a la medida y denunciaron un "vaciamiento por parte del gobierno nacional", al tiempo que alertaron sobre "la preocupante situación sanitaria" por la que atraviesa "todo el territorio bonaerense".

Entre los pares de Insaurralde se encontraban Fernando Gray (Esteban Echeverría), Gabriel Katopodis (San Martín), Ariel Sujarchuk (Escobar), Juan Zabaleta (Hurlingham), Leonardo Nardini (Malvinas Argentinas) y Alberto Descalzo (Ituzaingó), quienes por otro lado, expresaron la necesidad de comenzar a definir un precandidato o candidato a gobernador por el peronismo en la provincia.

Entre los motivos que destacaron al momento de poner de relieve la figura del lomense, figuró el tema de que es "el más conocido", lo cual consideraron como clave "porque le puede entrar a la gente a la que no le gusta la política, la que es un montón", dijo en off, uno de los asistentes al cónclave.

También consideraron que el nombre de Insaurralde "ya está instalado" y que este articula "muy bien" con la ex presidenta y actual senadora nacional, Cristina Fernández de Kirchner. Pero además, es quien lleva adelante "el diálogo con el gobierno provincial".

De esa manera, el de Insaurralde se suma al nombre del intendente Francisco "Paco" Durañona (San Antonio de Areco), quien semanas atrás también se mostró dispuesto a dar la batalla por el sillón de Dardo Rocha, y a los de Gustavo Menéndez (Merlo) y Verónica Magario (La Matanza), otros dos potenciales candidatos a ocupar el máximo cargo electivo de la provincia de Buenos Aires.

Pese a ese impulso, son varios los alcaldes, principalmente del interior profundo, los que miran con desconfianza al ex delfín de Néstor y Cristina Kirchner en los comicios de 2013 en territorio bonaerense. Entienden que en reiteradas ocasiones este no les permitió a los legisladores que le responden, el bajar a dar quórum al recinto, con lo que terminó jugando a favor de los intereses de Cambiemos.

"Parece una joda, al tipo que nos vive perjudicando, lo postulan como candidato del peronismo en la provincia", dijo un alcalde consultado por este diario, quien agregó que "Martín vive arreglando con todo el mundo, incluso con nosotros, lo cual genera enojos y desconfianza en muchos sectores".

Así las cosas, es en ese contexto de ebullición y de divisiones internas, que el peronismo comienza a definir a sus candidatos, atentos a 2019.