Los intendentes del conurbano y del interior bonaerense mantienen su alineamiento con el Gobierno y consideran que debería "seguir después del 10 de mayo", aunque son partidarios de ir "liberando algunas actividades productivas".

"Creo que en general se debería mantener el aislamiento social obligatorio más allá del 10 de mayo", dijo el jefe comunal de Merlo y presidente del PJ bonaerense, Gustavo Menéndez. "Estaría de acuerdo con que se inicien ciertas actividades productivas, industriales o comerciales siempre que no hagan peligrar en nada la posible propagación del virus", sostuvo.

También el alcalde de Hurlingham, Juan Zabaleta, coincidió en la necesidad de mantenerse en línea con Nación respecto al aislamiento social, pero aclaró que están pidiendo la apertura de 46 pymes, entre ellas "siete fábricas de pintura por la gran demanda que hubo en ferreterías; cinco textiles vinculadas a la fabricación de barbijos y ropa hospitalaria; seis de la construcción, ladrillos, mármoles y alambres", entre otros.