La Corte Suprema solicitó al Congreso que ordene una auditoría en el organismo a cargo de las escuchas telefónicas para determinar si las filtraciones de los audios entre la ex presidenta Cristina Fernández y el ex secretario general de la Presidencia Oscar Parrilli surgieron de esa dirección de inteligencia.

El pedido al Congreso fue dirigido a la comisión Bicameral de Fiscalización de los Organismos de Actividades de Inteligencia, presidida por el diputado radical pampeano Juan Carlos Marino.

En la misa nota, los cinco miembros de la Corte solicitan al juez federal Rodolfo Canicoba Corral, uno de los magistrados que investiga a la ex presidenta, que informe cualquier detalle que considere relevante de la actuación de los agentes encargados de interceptar comunicaciones, y también para determinar si las filtraciones surgieron de allí.

La Corte recordó que una de las premisas del organismo autónomo creado por el Poder Judicial, que terminó siendo la a Dirección de Asistencia Judicial en Delitos Complejos Crimen Organizado, es "asegurar el cumplimiento de los principios de transparencia y confidencialidad en las ejecución de dichas tareas".