El asesor político y económico Jaime Durán Barba consideró que tanto Cristina Fernández Kirchner como el presidente Alberto Fernández poseen el Síndrome de Hubris ya que “aloca a la gente” y para él, ellos dos “están alterados de la cabeza”.

El ex asesor de Mauricio Macri mantuvo un diálogo este jueves con Radio Rivadavia y señaló que "después de la revolución industria, y con la pandemia, la gente se hizo autónoma, rebelde e inmanejable, y se resquebrajó la democracia presidencialista".

Durán Barba apuntó al Presidente y afirmó que "no está en contacto con la realidad"

En ese sentido, en el marco de la renuncia de Martín Guzmán y la llegada de Silvina Batakis al Ministerio de Economía que profundizó la interna en el Gobierno nacional, el asesor acusó tanto al Presidente como a la vicepresidenta de “haber perdido la percepción de la realidad”.

Ahí fue cuando Duran Barba mencionó al Síndrome de Hubris: “Aloca a la gente, y creo que el problema de los Fernández es que están realmente alterados de la cabeza. Cuando ves al presidente Fernández diciendo que hay crisis por el gran crecimiento de la Argentina y ves la hecatombe que se está viviendo, ves a una persona que perdió contacto con la realidad”.

"La toma en la que se lo ve saliendo ayer de Rosada con ese aire de catástrofe refleja que no está en contacto con la realidad", describió el asesor político en conversación radiofónica. 

También aprovecho para apuntar contra Cristina Kirchner, a quien la catalogó como “muy inteligente y sagaz”, aunque “nunca ha tenido contacto con la realidad". "Salir con una cartera de dos mil dólares un día así, significa que no está en la realidad", expresó. 

Respecto a la crisis, Durán Barba señaló que “no hay una mansedumbre que pueda aguantar una crisis como la actual”, y que Argentina está insertada en una “crisis descomunal del mundo", que podría desembocar en una “crisis de sistema”.

Quisiera que todos los presidentes elegidos terminen sus periodos, pero la situación actual es sumamente crítica. La aceptación de Boric en Chile, de Castillo en Perú y de Lazo en Ecuador están por debajo del 20%, y en estos país, aunque sean presidencialistas, significan la caída del Gobierno. Cuando ya la gente se enoja, el sistema se vuelve poco viable, no les estoy diciendo que deseo que pase algo en la Argentina, pero creo que la crisis que vivimos es fuera de serie”, manifestó.