Los gobiernos de Argentina y Japón firmaron un acuerdo de protección de inversiones que fue la llave para avanzar en un crédito por 60 millones de dólares para obras de infraestructura y para avanzar en otros proyectos.

Voceros del acuerdo suscripto entre el presidente Mauricio Macri y el primer ministro Shinzo Abe afirmaron que el mismo implica que se podrá recurrir a un tercer país en caso de diferendo comercial.

Esa fue una de las claves para que Japón mostrara predisposición a evaluar nuevas inversiones, ya que está fresca la situación de default a la que llegó el país.

En el comunicado oficial, y sin que se difundiera la letra del acuerdo, se señala que el nuevo protocolo es un "instrumento moderno y equilibrado que otorga mayor seguridad jurídica y previsibilidad tanto a los Estados como a los inversores".

La importancia que le dio el Gobierno a este acuerdo quedó reflejada en la presencia de medio gabinete en el Centro Cultural Kirchner. Además del jefe de gabinete, Marcos Peña, estuvieron los ministros Nicolás Dujovne, Dante Sica, Carolina Stanley, Andrés Ibarra, Germán Garavano y el canciller Jorge Faurie.

El acto tuvo dos complementos: la celebración de los 120 años de relación bilateral y el paso de la Presidencia del G20 a Japón. La próxima Cumbre será en Osaka.

Y claro, también hubo color, como el inconveniente con el micrófono del traductor de español a japonés que obligó al intérprete a hablar al oído de Abe.

Y finalizó con un espectáculo de tango, con Rodolfo Mederos, El Choclo, una pareja argentina y una bailarina japonesa.