Jorge Macri, intendente del partido bonaerense de Vicente López afirmó que "no hay respuesta" a los pedidos presentados ante Nación y Provincia para que se avance con la apertura de comercios de cercanía en su distrito. Además, se quejó ante el "interminable" proceso que deben superar los protocolos para la apertura de nuevas actividades, en el marco del aislamiento dispuesto por el gobierno ante la pandemia del coronavirus (Covid-19).

"No hay respuesta. Llevo 25 días esperando que me contesten un protocolo... ¿Cuál es el límite? Queremos habilitar los comercios de cercanía, nos piden que no dejemos de pelearla", sostuvo el jefe comunal, al recordar los reclamos de los comerciantes.

Y añadió: "No sé quién instaló la idea de que los intendentes somos loquitos e irresponsables. No somos rebeldes, ¡no lo somos!".

El referente del PRO no consideró apropiado que las autorizaciones sean "interminables", pese a que confirmó que tiene diálogo con Axel Kicillof, el gobernador bonaerense. Puso de relieve el rol ejecutivo que le dieron a él los votantes para poder tomar decisiones.

"Nosotros también hemos sido electos, los ciudadanos nos valoran como al gobernador y al Presidente (Alberto Fernández)", remarcó en declaraciones radiales, al pedir que "se respete un poco más el rol del intendente".

Y se quejó: "Yo que conozco el pueblo y fui elegido, tengo que pedirle a la provincia, para que le pida a la Nación, para que le vuelva a responder a Provincia, y ellos después me respondan a mí. Es interminable".

El intendente aguarda respuesta del gobierno provincial "sobre un nuevo protocolo para la apertura de templos religiosos y lugares de fe", como así también "para la apertura de comercios barriales"."El problema más grave son los rubros que no pueden trabajar, que viven esta situación como de mucha injusticia", relata. En ese sentido, enumeró negocios como "bazar, regalos, indumentaria, librería, juguetería" cuya venta está "prohibida en los comercios pequeños pero se venden en los hipermercados".