El ministro de Agricultura, Julián Domínguez, informó que la creación del Fondo Estabilizador Temporal del Trigo Argentino, creado hoy por decreto, procura "cuidar a los consumidores" pero sin "perdujicar a los productores", indicó este mediodía en una conferencia de prensa en la sede de esa cartera.

Dominguez confirmó que no está en agenda aumentar retenciones a granos como soja, trigo y maíz.

Domínguez indicó que el Fondo busca "estabilizar el precio del trigo a valores prebélicos mientras duren las consecuencias del aumento" derivadas de la guerra Rusia-Ucrania, con el objetivo de "descoplar los precios argentinos de los precios internacionales".

El ministro indicó que el mandato del presidente Alberto Fernández fue "cuidar a los consumidores" con una medida que "no perjudique a los productores".

El ministro informó que la administración del Fondo "quedará en manos de la Secretaría de Comercio Interior".

Fuentes oficiales hicieron hincapié en que "no se tocó la retención a los productores argentinos, sino a once empresas exportadoras de las cuales ocho exportan el 95 por ciento".

"El hijo de la portera -Julián Domínguez, hoy ministro- defendió el pan y la carne de los argentinos", agregaron las fuentes.

Alza de retenciones

Domínguez explicó que la medida establece la suspensión temporaria del diferencial de 2% de los derechos de exportación de harina y aceite de soja del decreto 790/2020.

"La suspensión de estos derechos de exportación harán que vuelva al 33%, porcentaje que ya las empresas le descuentan al productor. Al productor ya le descuentan el 33%, la captación de este beneficio y esta promoción que hizo el decreto 790 es solo para empresas que exportan harina de soja y aceite de soja", amplió.

Dominguez afirmó que "a los productores no se los afectará con esta medida ya que tributan el mencionado porcentaje. Hemos decidido, con el propósito de captar los precios internacionales de esta coyuntura histórica de precios, abrir los registros de exportación de la cosecha 2022/2023 por un total de 8 millones de toneladas de trigo que se suman a las 2 millones ya autorizadas", confirmó.

Dos decretos

El Poder Ejecutivo Nacional oficializó hoy la creación del Fondo Estabilizador del Trigo Argentino, con el objetivo de estabilizar el costo de la tonelada de trigo que compran los molinos argentinos, a través del decreto 132 publicado hoy en el Boletín Oficial.

Asimismo, con la publicación del decreto 131/22 modificó el actual esquema de retenciones de los productos derivados de la soja, como lo son el aceite y la harina, a partir de la quita del diferencial entre los productos industrializados y los sin procesar dentro del complejo sojero.

De esta manera, estos subproductos pasarán de tributar 31% al 33% en concepto de derechos de exportación, lo que implica una suba de dos puntos en la alícuota, hasta, por lo menos, el 31 de diciembre de este año.

La creación de este Fondo Estabilizador formó parte de los anuncios económicos formulados ayer por el presidente Alberto Fernández, a fin de reducir el impacto local de la fuerte suba del precio internacional del trigo como consecuencia de la guerra entre Rusia y Ucrania, dos países que concentran casi el 29 por ciento de las exportaciones mundiales de este cereal.

"La nueva coyuntura internacional impone la toma de medidas urgentes que coadyuven a la estabilización de los precios internos de productos esenciales para la alimentación de los argentinos y las argentinas, así como mantener un volumen adecuado a las necesidades de abastecimiento del mercado interno, fomentando una mayor producción de estos bienes en la cadena que va desde el productor primario y la productora primaria hasta los consumidores y las consumidoras finales", se destaca en los considerandos de la medida.

Por tal motivo, se propicia la creación de un Fondo Fiduciario Público "que tenga por objeto garantizar un patrimonio de afectación específica que contribuya a mitigar el alza del precio de la tonelada de trigo que requiere la cadena de molienda argentina, considerando los valores, anteriores al conflicto, de las mercaderías involucradas".

Deberán excluirse del alcance de la presente medida "las 800.000 toneladas de harinas destinadas a la exportación previstas en el fideicomiso privado creado al efecto por la Resolución Conjunta 3 del 4 de marzo de 2022 del Ministerio de Desarrollo Productivo y del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca, como así también los productos del Programa de “Precios Cuidados” previstos en el fideicomiso de referencia".

El Fondo Estabilizador del trigo Argentino estará compuesto por los recursos resultantes de la modificación temporal de los derechos de exportación previsto en el Decreto 131/22, cuyo objetivo será estabilizar el costo de la tonelada de trigo que compran los molinos argentinos.

Firmaron el decreto el presidente Alberto Fernández y todos los ministros que integran el Gabinete Nacional.

Queja de los grandes exportadores

La Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (CIARA) rechazó la suba de derechos de exportación para la harina y el aceite de soja al 33%, "atentando contra la industrialización de la soja en el país".

"El Gobierno tenía opciones diferentes al castigo impositivo, que están dadas por la coyuntura internacional de la suba de precios", dijo en un comunicado.

La cámara amplió que de "cada barco de aceite de soja exportado, el Estado es dueño del 46% de su valor y ahora se queda con una porción mayor (FADA 2021)".

"La suba de derechos de exportación no tiene legalidad dado que el Poder Ejecutivo perdió las facultades delegadas del Congreso Nacional y el Decreto debe ser refrendado por la Comisión Bicameral. Las empresas agroexportadoras están analizando todas las acciones judiciales para cuestionar dicho Decreto", advirtió CIARA.

Los exportadores indicaron que "atender la crisis de precios internacionales que impacta sobre la población argentina es una obligación del Estado y de las empresas, pero atacar la industria nacional ajena a esta situación es el peor de los caminos".