Más que la presentación de los lineamientos centrales de la estrategia electoral a sus candidatos a legisladores de todo el país, el encuentro de ayer en Parque Norte de Juntos por el Cambio fue el primer acto de campaña en el que el oficialismo logró mostrarse en bloque, con un discurso unificado y apostando de manera fuerte a la polarización.

Los principales referentes del oficialismo comenzaron a llegar al Salón Ombú minutos antes de la hora señalada. El primer postulante a senador por la Ciudad, Martín Lousteau, entró a las 15, cuando hablaba el titular de PRO, Humberto Schiavoni, en el primer panel de la jornada, que compartió con el radical José Cano, y el presidente de la Coalición Cívica- ARI, Maximiliano Ferraro. La jefa política de este último, Elisa Carrió, no asistió al evento, apenas se limitó a enviar un saludo a través de su cuenta de Twitter a quienes integran la coalición gobernante.

Durán Barba llamó a sumar concurrencia a las primarias para ganar en primera vuelta

Otra de las ausentes en el escenario fue la vicepresidenta, Gabriela Michetti, que de a poco va cediendo espacio a quien ocupará su cargo, Miguel Ángel Pichetto, siempre que el presidente Mauricio Macri logre ser reelecto.

"Estamos unos puntitos abajo. Es importante que la gente vaya a votar a las PASO", apuntó el ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo, antes de ingresar a la sala donde había unas 300 personas, en sintonía con el discurso que impulsan desde la sede macrista de Balcarce al 400. El objetivo de máxima es instalar que es posible ganar en primera vuelta, aún ante la falta de resultados económicos en estos tres años y medio de gestión.

El eje de lo que será la campaña hasta las primarias del 11 de agosto próximo lo planteó el asesor en comunicación Jaime Durán Barba, que sostuvo que "las PASO son extremadamente importantes, y no es imposible que en la primera vuelta se resuelva la elección. Alrededor de un 80% de argentinos ya optó por Cristina o por Mauricio".

"Creo que Mauricio y Miguel Ángel son los mejores candidatos para este momento. Hay otra candidatura que cuando sus principales candidatos salen y hablan pierden votos. Una candidatura que tienen que esconder a sus principales candidatos", agregó el estratega de Juntos por el Cambio.

Algo parecido replicó el jefe de Gabinete, Marcos Peña, al sostener que "hay tres votantes", los que votan al oficialismo, dispuestos a "defender el cambio"; "los que profesan la fe kirchnerista"; y aquellos "con el dilema de a quién votar" debido a las dificultades económicas, pero que aún así están más cerca de inclinarse por el ex Cambiemos.

El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, al igual que el titular de la UCR y gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo, se inclinaron por un mensaje más político, anclado en la gestión. La gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, que se llevó la mayor cantidad de aplausos, también optó por ese camino. Pero, además de hacer un resumen de las obras que se hicieron desde la administración de la provincia, puntualizó: "Esta elección es distinta. No podemos perder con un modelo que hizo tanto daño".

A diferencia de quienes lo precedieron en la palabra, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, fue quien tuvo el discurso más virulento. "Ayer nos vinieron a patotear estos neo kirchneristas que querían poner una carpa a las trompadas en el Obelisco y lastimaron a un policía", dijo, en alusión a las organizaciones sociales que el día anterior fueron reprimidas porque entregaron alimentos y colchones a personas en situación de calle en el Obelisco.

Vidal fue la más aplaudida y Larreta fue al ataque contra el kirchnerismo

También el mandatario porteño intentó vincular al kirchnerismo con el conflicto gremial en el frigorífico de San Fernando, que dejó dos trabajadores heridos de bala. "Hace un rato se cagaron a tiros dos facciones de ellos en un frigorífico no sé dónde. Ellos muestran lo que son. No cometen errores", subrayó.

Cerca de las 19, Macri y Pichetto cerraron el encuentro que sirvió para "aglutinar y alistar a la tropa", como señaló a Bae Negocios un funcionario nacional, pero también para enviar un primer mensaje colectivo al electorado. "Estamos listos para continuar cuatro años más", concluyó el Presidente.