El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, fue el protagonista de la reunión semanal de la Mesa Nacional de Juntos por el Cambio celebrada este lunes, en la que recibió el aval de todos los presentes en su reclamo ante la decisión de la Casa Rosada de redirigir fondos asignados a la Ciudad de Buenos Aires hacia suelo bonaerense, y agradeció todas las muestras de apoyo.

Finalizado el encuentro, que duró una hora y media y tuvo asistencia perfecta, la coalición opositora dio a conocer un documento en el que manifiesta "preocupación por la creciente tensión política y social que se ha visto agravada por los hechos sucedidos en la última semana" y sostiene que el país "reclama sensatez política y cordura institucional".

La crisis policial y la coparticipación

Esta vez la reunión encontró a Rodríguez Larreta trasladándose en su auto, y desde ese lugar escuchó al ex presidente Mauricio Macri decir que "dejó bien parado" a Juntos por el Cambio con su planteo de llevar ante la Corte Suprema la quita de un 1,18% de los recursos que el Gobierno nacional le asigna a la Ciudad de Buenos Aires, unos $45.000 millones al año.

El funcionario porteño confirmó que en un par de días estará lista la presentación judicial por el decreto presidencial que dispone el traspaso de los fondos a la Provincia, y agradeció especialmente a los gobernadores radicales Gustavo Valdés (Corrientes), Gerardo Morales (Jujuy) y Rodolfo Suárez (Mendoza) por no firmar la solicitada en la que los demás mandatarios apoyaron la decisión del Gobierno en materia de coparticipación de fondos.

Mientras tanto, el jefe de Gobierno pidió oficialmente al procurador general de la CABA que presente una medida cautelar ante el máximo tribunal, con el objetivo de frenar inmediatamente la quita de recursos.

En otro tramo de la reunión, según contaron fuentes partidarias, se analizó la Ley de Presupuesto que se debatirá en el Congreso -los equipos de JxC se comprometieron a revisarla a fondo- igual que el impuesto a la riqueza.

El otro tema debatido fue la situación policial en la provincia de Buenos Aires, tramo en el que tomaron la palabra la exgobernadora María Eugenia Vidal y quien fuera su ministro de Seguridad, Cristian Ritondo, actualmente jefe del bloque PRO en la Cámara de Diputados.

Al respecto, el comuicado posterior difundido por la coalición consideró que "la grave crisis policial en la provincia de Buenos Aires es el resultado de la imprevisión y desatención por parte del actual Gobierno provincial y no puede pretender ser resuelta echando culpas infundadas a la gestión anterior sin asumir las propias".

A su vez, en relación a ello, el texto criticó la quita de recursos a la Ciudad por parte del Gobierno nacional para solventar, entre otros puntos, la suba salarial de la Policía Bonaerense, al afirmar que la protesta de los efectivos no puede ser usada para "despojar arbitrariamente a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires de recursos coparticipables que oportunamente le fueron asignados por la Nación resignando parte de recursos que le correspondían y transfiriendo parte importante de la PFA".

En esa línea instaron al Gobierno a "frenar el concepto de federalismo invertido que pretende instaurar afirmado en la discrecionalidad del manejo de fondos públicos no coparticipables, creando profundas inequidades".

La carta de Macri

En cambio, en la reunión no se habló de la columna de opinión que ayer publicó Macri en el diario La Nación, donde acusó al Gobierno nacional de "desplegar" un "ataque sistemático y permanente" a la constitución y celebró que "los ciudadanos han ganados las calles".

Sus expresiones no cosecharon una mirada unificada en JxC en torno a la forma y la oportunidad de su mensaje.

Tampoco hubo referencias directas al último "banderazo" opositor que se realizó en el Obelisco y otros puntos del país el domingo.

Los participantes

Junto a Macri, Vidal y Rodríguez Larreta y Ritondo, estuvieron por el PRO la presidenta del partido, Patricia Bullrich, y el jefe de su bloque en el Senado Humberto Schiavoni.

Por la UCR dieron el presente el jefe del partido, Alfredo Cornejo, sus jefes parlamentarios Mario Negri (Diputados) y Luis Naidenoff (Senado) junto al senador Martín Lousteau. Y como siempre, se sumó el auditor Miguel Pichetto (la pata peronista) y los referentes de la Coalición Cívica Maximiliano Ferraro, Maricel Etchecoin y Juan Manuel López.

El comunicado posterior, sin embargo, no llevó ninguna firma en particular.