El candidato a gobernador bonaerense del Frente de Todos, Axel Kicillof, sostuvo esta tarde en su cierre de campaña en La Plata que el Gobierno de María Eugenia Vidal ha "dejado una provincia arrasada" pero que no pondrá excusas o echar culpas a la hora de gobernar. La expresidenta Cristina Kirchner estuvo también presente en el acto y lanzó cuestionamientos hacia el modelo chileno, en medio del estallido social que afecta a ese país.

"Hoy nos dejan una provincia arrasada que la endeudaron a una tasa enorme en dólares y a corto plazo, 12.000 millones, de los cuales el 80% es en dólares y vencen en los próximos cuatro años", sostuvo, acompañado también por su candidata a vicegobernadora, Verónica Magario y la candidata a intendenta local, Florencia Saintout.

"Para eso votan a la gente. No para hablar del segundo semestre, de la lluvia de inversiones, de que 'lo peor ya pasó' o 'la luz al final del túnel'. Votan a los gobernantes para que se carguen de responsabilidades y gobiernen al lado de la gente", agregó Kicillof.

En un escenario montado sobre la calle, en la zona del Bosque platense, el ex ministro de Economía aseguró que en los últimos cuatro años en la provincia de Buenos Aires se "cerraron 330 pymes industriales, 9.000 comercios, hubo 87.000 puestos de trabajo perdidos y 1,7 millón de personas cayó debajo de la línea de la pobreza".

Puntualizó además que viene "a reparar lo que rompieron, recuperar los derechos que sacaron, acompañar a los que sufren; volvemos a reparar la provincia de Buenos Aires y a recuperar su identidad".

Te puede interesar:
 

Más violencia en Chile tras el "perdón" que pidió Piñera


Además, aseveró que "fue una campaña sin falsas promesas ni engaños, sin agresiones, ni sucia. No vale cualquier cosa para conseguir un voto". "Hoy atestiguamos el fracaso del gobierno de Mauricio Macri y de Vidal, que no es solo económico con respecto a lo que prometían sino que es un fracaso, en una forma de concebir y gobernar", consignó también.

Agregó que "es el fracaso de una forma de gobernar, porque nos dijeron que gobernar era apostar al egoísmo, al sálvese quien pueda o poner excusas y hacer marketing político. No se puede gobernar el país como una empresa".

En su discurso, Kicillof pidió que en todos los municipios haya un intendente del Frente de Todos "que tenga la misma prioridad de trabajo que la nuestra" y les agradeció a los jefes comunales presentes por el trabajo para la unidad.

También agradeció a la ex presidenta Fernández "por su generosidad y la visión estratégica y política porque tenía la llave de la unidad".

Por su parte, Magario aseguró que es necesario "cambiar las políticas que ahogan a a los bolsillos de cada uno de los bonaerenses" y que a este gobierno "mucha gente lo eligió por sus promesas pero fueron engañados y defraudados".

Más temprano, Kicillof había liderado otro acto proselitista en Lobos junto al postulante a intendente del peronismo, Gustavo "Tacho" Sobrero; y los jefes comunales de Navarro, Santiago Maggiotti, y Roque Pérez, Juan Carlos Gasparini.

Cristina, contra la reivindicación del modelo chileno

Cristina Kirchner, cuestionó esta tarde que sectores de la dirigencia local hayan tomado como "modelo" a seguir el proyecto político y económico de Chile que lidera Sebastián Piñera y llamó a "democratizar la economía" para "construir una sociedad mejor".

"Si no se democratiza la economía va a ser muy difícil construir una sociedad mejor y superar esta realidad que estamos sufriendo", argumentó la ex Presidenta.

Pidió que se haga "un inmenso esfuerzo por abrir nuestras cabezas y corazones para entender que esto que nos quieren vender como modelo ideal de sociedad donde se quiebran los lazos de solidaridad, donde no importa un comino lo que le pasa al otro, termina como esta terminando allí".

En un gesto hacia Kicillof, Cristina Kirchner dijo que cree "en la capacidad de estos hombres y mujeres que hoy estoy acompañando para que tomen la posta de una dirigencia que lleva muchos años ya debatiendo, participando y peleando".

Chile vive desde hace una semana un estallido social, iniciado a raíz de protestas estudiantiles por la suba del boleto del metro de Santiago, que derivó luego en graves disturbios y saqueos reprimidos por el ejército y que dejaron hasta el momento 18 muertos.

Te puede interesar: