El gobernador electo de Buenos Aires Axel Kicillof aseguró esta tarde que "los indicadores de la provincia son pésimos" y la "situación es lamentable", en su primera conferencia tras la victoria provincial.

Por otra parte, anoche en su discuros una vez conocido los resulatos, Kicillof señaló que "el persidente (Mauricio Macri) y la Gobernadora (María Eugenia Vidal) pasaron de lado la situación lamentable de la provincia". 

Además, el economista enfatizó en que "decidimos hacerla (la conferencia) sobre los acontecimientos de ayer, que todavía nos tienen a todos conmovidos, alegres. Se vivió como un gran triunfo de la democracia y una enorme posibilidad para la provincia".

Tras ganar las elecciones del 27 de octubre, el ex ministro y actual gobernador bonaerense electo reiteró que "los números son todos muy malos y muy preocupantes, a nivel nacional y provincial".

"Se ha producido una situación de tierra arrasada", señaló Kicillof. En este mismo contexto, remarcó que "en cuatro años" se ha producido "una situación de tierra arrasada". 

Por su parte, la vicegobernadora electa Verónica Magario, expresó: "Creemos que es tiempo de terminar con esta grieta y estos odios que nos separan a los bonaerenses. Queremos decirles a todos los bonaerenses que viene un tiempo nuevo en la provincia, y sabemos de la responsabilidad".

"Van a contar con un hombre y una mujer dispuestos a trabajar juntos y dispuestos a emprender esta nueva etapa", agregó la electa vicegobernadora.