En su discurso de asunción como gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof anunció que dejará sin efecto el aumento de tarifas del 50% que había establecido la mandataria saliente María Eugenia Vidal. También adelantó una serie de medidas tendientes a restaurar la situación del sector productivo en la Provincia, entre ellos, un "programa de emergencia Pyme", así como una iniciativa para arreglar escuelas antes del inicio del ciclo lectivo.

Kicillof llegó esta mañana a la Legislatura provincial, al igual que la vicegobernadora Verónica Magario. Kicillof arribó acompañado por su esposa, Soledad Quereilhac, y sus hijos, León y Andrés. Allí fue recibido por el nuevo presidente de la Cámara de Diputados bonaerense, Federico Otermín. Allí estuvieron presentes Vidal, quien ayer finalizó su mandato, así como la vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner, y Alberto Fernández, quien se retrasó al cumplir con compromisos en su primer día de gestión. Juntos, los máximos representantes del Poder Ejecutivo nacional se sentaron en uno de los balcones de la Legislatura, con la familia del flamante gobernador.

Por la decisión de Kicillof de posponer su asunción para participar de la jura presidencial de Fernández, la Gobernación bonaerense quedó en manos de Teresa García de manera provisoria las últimas horas, por lo que será ella en lugar de Vidal quien le traspase los atributos. García fue designada por Kicillof para ocupar el cargo de ministra de Gobierno, y estuvo encargada de abrir la ceremonia de asunción.

Kicillof, Magario, Vidal y Daniel Salvador (ahora ex vicegobernador) ingresaron juntos al recinto para realizar el traspaso de mando. Luego de los elementos formales, Vidal le entregó la banda al ex ministro de Economía, y al finalizar la firma de las actas, se retiró junto a Salvador.

El flamante mandatario juró "por la patria y el pueblo de la provincia de Buenos Aires", tras lo cual gran parte de la Legislatura cantó una versión extendida de la Marcha Peronista, que incluyó unos versos en honor "a Néstor y a Cristina" y "la gloriosa JP". A su vez, Federico Otermín asumió como presidente de la Cámara de Diputados.

Los anuncios de Kicillof

El nuevo gobernador anunció que dejará sin efecto el aumento del 50% en las tarifas de los servicios públicos que anunció Vidal para los primeros días de enero, tras perder en las elecciones por más de 15 puntos.

"No lo digo porque haya voluntad de no respetar contratos, no es eso. Tenemos que someter la situación a revisión, por eso convoco hoy a las empresas del sector en un esquema justo, sostenible, razonable, y que la gente lo pueda pagar", explicó Kicillof, quien minutos antes criticó que "si una tarifa no puede ser pagada por un jubilado, no es tarifa, es saqueo".

También, anunció que le pidió al presidente Fernández que retroceda con "este intento de generar un Ente Metropolitano Regulador del Servicio Eléctrico que todavía no está en funciones". "El 70% de la población que regularía el ente es de la Provincia, el 30% es de la Ciudad, pero nombraron un presidente de la Ciudad para el ente", cuestionó.

Por otra parte, junto al diagnóstico del estado en que recibe la Provincia, Kicillof aseguró que en los próximos días presentará un plan de gobierno que va a abarcar 100 días de gestión.

En el caso de las empresas de la producción rural, urbana, industrial, de servicios, llevará adelante "inmediatamente un programa de emergencia Pyme". "En el marco de esta emergencia productiva, vamos a crear un canal único para las empresas que atraviesan dificultades, con una batería de herramientas: fiscales, tributarias, crediticias, de capacitación, de difusión, asistencia técnica, comercialización. Se va a crear una asistencia a medida. Sé que la situación está complicada, lo que queremos hacer es detener esta verdadera sangría, con todos los recursos que tenemos, y que no tengamos que perder ni una empresa ni una fuente de trabajo más", anunció.

Además, se creará "un programa en el marco de la emergencia educativa que se aboque inmediatamente a solucionar las obras de urgencia para el comienzo de las clases. En la provincia los vecinos y vecinas se ponen a trabajar para que la escuela más cercana esté en condiciones. Va a estar el Estado de la provincia, pero vamos a convocar al pueblo a que nos dé una mano", sostuvo.

De cara al bicentenario de la provincia de Buenos Aires, que es en 2020, pidió que “los próximos 200 años sea de una provincia más productiva, más integrada, más solidaria, más justa, que no dejemos y no permitamos que nadie nos venga a decir que la provincia de Buenos Aires es inviable". "Habrá habido gobiernos inviables, habrá habido problemas, pero lo inviable es que la provincia no tenga un plan estratégico integral, no tenga una coordinación entre el gobierno provincial y sus intendencias. Lo que es imposible es que no nos pongamos inmediatamente manos a la obra”, arengó.

Los puntos clave del discurso

“Este es el día en que vengo a comprometerme ante los y las bonaerenses a trabajar sin descanso y con honestidad para reconstruir la provincia de Buenos Aires. Para recuperar los derechos perdidos, pero también para reformar a fondo y en su estructura a nuestra provincia", prometió Kicillof.

El gobernador del período 2019-2023 respondió a una frase dicha por Vidal hace unos días: "Yo no creo que estén dejando una vara muy alta, están dejando un desempleo, inflación y deuda muy altos".

Sobre el programa económico a nivel nacional del macrismo, planteó que "la provincia fue una de las principales víctimas, porque el industricidio, el predominio de la producción por encima de la especulación, la pérdida de derechos y condiciones de vida de los sectores vulnerables afecta especialmente a Buenos Aires".

Si bien destacó que un gobierno provincial no tenía las suficientes herramientas para “impedir que los efectos” de las medidas económicas a nivel nacional “hagan estragos en la estructura social y económica de la provincia”, remarcó que “la provincia de Buenos Aires se encontró con un gobierno que no protegió a sus sectores económicos y productivos ni a su población”.

“En el gobierno saliente se habló de que dejaban una caja de 25 mil millones de pesos. Tendremos que verlo, pero el problema no es cuánto queda en la caja, sino las necesidades que hay que atender, y eso no alcanza para atender las obligaciones básicas de los próximos 30 días: los sueldos y obligaciones de deuda totalizan 40 mil millones de pesos. Se agrega la deuda y el no pago de proveedores, estimamos, por 50 mil millones de pesos", analizó.

También agregó que "no se cuidó a la provincia de Buenos Aires": "La provincia perdió autonomía fiscal, depende más de recursos externos de la Nación que de los propios. Se le prometió a la provincia un fondo del conurbano que no se actualizó, y al mismo tiempo le trasladaron los costos de los subsidios. La cuenta da mal para la Provincia. Cuando se comparan los números tenemos que eran más altos en 2015 que en 2019. La Provincia recibe menos recursos en términos reales. La Ciudad Autónoma de Buenos Aires aumentó sus recursos reales", comparó.

"La deuda provincial creció un 20% en dólares en cuatro años. Esta provincia no produce ni recauda en dólares. La deuda en pesos se quintuplicó. Por eso, la carga de intereses en comparación con el presupuesto provincial pasó de 10% a 15%, cuando el gasto de capital fue menos de 5%. ¿Cómo se puede decir que con la deuda no pasó nada, que está igual? Fue una mala y muy ruinosa administración de la deuda de la Provincia", cuestionó.

En este sentido, agregó: "¿Qué pasó con el Banco de la Provincia de Buenos Aires? No le prestó más en la medida que lo hacía a nuestras Pymes y nuestro sector agropecuario, y se la prestó comprando Leliq y títulos públicos al gobierno Nacional. En lo financiero, en la deuda, en la cuestión del banco, la provincia también está en emergencia. Como están las cosas, entre la Legislatura y el Gobierno, hay que encontrar una solución".

"La mejor política para terminar con las necesidades y el hambre es dar trabajo. La situación del comercio y la industria en la Provincia atraviesa una situación dramática. En cuatro años cerraron 3.300 Pymes industriales y 9.500 comercios. No son números, son personas, trabajadores, empresarios, productores agropecuarios. Quiero rendir homenaje a los productores y empresarios Pyme que sobrevivieron pese a las dificultades con creatividad, buscándole la vuelta, hermanados con quienes trabajan con ellos", manifestó.