Las picantes expresiones vertidas por el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, durante el anuncio del presidente Alberto Fernández, de extender la cuarentena hasta el próximo 7 de junio, donde volvió a cargar contra su antecesora en el cargo, María Eugenia Vidal, al sostener que su gobierno amplió "enormemente la estructura de salud, que estaba muy deteriorada", volvieron a disparar las criticas desde la vereda de Juntos por el Cambio desde donde lo acusaron de tener "un  discurso de barricada" y le pidieron "moderación".

En la conferencia de prensa, que tuvo lugar el sábado por la noche en la residencia de Olivos y de la que también participó el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, Kicillof señaló que vienen recibiendo "ataques a la cuarentena" la cual sostuvo que "en Argentina salvo vidas", tras lo cual y en obvia alusión a Vidal,  agregó que su gestión amplió "enormemente la estructura de salud, que estaba muy deteriorada" y agregó que duplicaron la cantidad de camas, en los hospitales.

Una de las primeras en salirle al cruce a Kicillof desde su cuenta de Twitter, fue la titular de Juntos por el Cambio y ex ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, quién "en nombre del 41% de los argentinos" le pidió "respeto" al presidente y al gobernador.

"Gobernaron 28 años y querés que en 4 años de Vidal te resuelva lo que destruyeron ustedes. El sentido común indica que la pobreza de Buenos Aires es hija de tu familia política", disparó por su parte desde la misma red social, Mario Negri, jefe del interbloque de ese espacio en Diputados.

En tanto que el intendente de Vicente López, Jorge Macri, afirmó que el mandatario provincial "usó siempre las conferencias para hacer política", consideró que se debe "moderar" en sus dichos y le pidió que abandone el discurso de "barricada" porque tiene la "responsabilidad inmensa" de "gobernar a todos los bonaerenses".

También el ex ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo lo acusó de transformar una conferencia de prensa informativa y de salud en medio de una crisis aguda, "en una charla de campaña y con el agravante de faltar a la verdad".

Dispuesto a bajarle el tono a sus reiteradas criticas contra las filas amarillas, que incluyeron cuestionamientos a Rodríguez Larreta ante la decisión de flexibilizar la cuarentena en el territorio de la Ciudad en un momento en donde las cifras de infectados por el virus siguen en ascenso en ese distrito, ayer, el combativo gobernador bonaerense, dijo que no tiene "tiempo" para discutir con Vidal, y pidió dar una "mano entre todos para revertir lo que está pasando" con la pandemia: "La semana pasada me quisieron hacer pelear con Larreta y ahora con Vidal, no tengo tiempo para eso".

El martes, a las 11, Fernández y Kicillof se volverán a encontrar en la sede de la gobernación, donde junto a los intendentes, anunciarán la reimplantación del Fondo de Infraestructura Municipal (FIM) destinado a la obra pública en los municipios y que contará con alrededor de dos mil millones de pesos destinados a hacer frente la pandemia de covid-19.