El gobernador bonaerense Axel Kicillof envió este martes a la Cámara de Diputados un nuevo proyecto de Ley Impositiva, con nueve cambios respecto de la primera versión que la oposición se opuso a tratar el 27 de diciembre último. Si bien se trata de un texto "no consensuado" con Cambiemos por la "falta de interlocutores" que se volvió a repetir, según el Gobierno provincial, el propio jefe de gobierno bonaerense llamó a la oposición a "actuar con responsabilidad" y "sin beneficiar a los sectores más privilegiados".

"Tuvimos una reunión donde explicamos los detalles y quedamos en recibir una respuesta, pero tuvimos un nuevo plantón", se quejó el jefe de Gabinete bonaerense, Carlos Bianco.

Habrá que esperar hasta este miércoles, cuando se trate el proyecto en ambos recintos de la Legislatura bonaerense, para saber cuál será el resultado.

"A esta altura no sabemos si es un problema entre ellos o qué. Estimamos que el hecho de que haya mucha gente de ellos de vacaciones también es un inconveniente", dijo Bianco, quien también asoció la demora con el regreso de la ex gobernadora María Eugenia Vidal de su viaje por Europa.

Quien se encargó de explicar las modificaciones fue el propio Kicillof a través de su cuenta de Twitter.

La iniciativa enviada a la Cámara de Diputados provincial contempla una reducción del 75 al 55 por ciento del impuesto Inmobiliario para 1.400.000 partidas, y una reducción de la alícuota de Ingresos Brutos del 3,5 al 1,5 por ciento en la producción de medicamentos; dos de los cuestionamientos que había realizado la oposición para justificar no dar quórum a fines de diciembre en el Senado provincial, cuando se consideraba el proyecto original.

"Esperamos que la oposición actúe con la responsabilidad que las y los bonaerenses necesitan; sin desfinanciar a la Provincia y sin beneficiar, exclusivamente, a los sectores más privilegiados", tuiteó el gobernador en su red social, en la que detalló las modificaciones del proyecto respecto de su primera versión.

"Los jubilados de haberes mínimos quedan exceptuados del pago del impuesto inmobiliario urbano; se reduce la alícuota de ingresos brutos a los servicios jurídicos, notariales, de contabilidad, auditoría y asesoría fiscal, de diseño especializado, actividades profesionales científicas y técnica y que se reducen las alícuotas a venta en comercios minoristas de almacén, alimentos, kioscos", puntualizó Kicillof.

El gobernador destacó que otras de las modificaciones son : "la extensión de beneficios para pymes del sector agropecuario; la exención del pago del impuesto automotor para transportes municipales y la descentralización en los municipios del cobro de patentes modelos 2009".

"También se exime del pago de tasas e impuesto inmobiliario a asociaciones civiles (clubes de barrio, centros de jubilados, bomberos voluntarios) y se pone un techo al incremento del impuesto automotor (patentes) que no podrá ser mayor a la inflación de 2019 (50%), ya que por la devaluación de 2019 el valor de los vehículos creció desmesuradamente", detalló.

Los cambios en el proyecto son los siguientes:

  1. Reducción del segmento que tendrá incremento por encima de la inflación a menos del 25% de las partidas, sosteniéndose la progresividad del impuesto.
  2. Jubilados de haberes mínimos quedan exceptuados del pago del impuesto inmobiliario urbano.
  3. Se reduce la alícuota de ingresos brutos sobre servicios jurídicos, notariales, de contabilidad, auditoría y asesoría fiscal, de diseño especializado, actividades profesionales científicas y técnicas.
  4. Se reducen las alícuotas a venta en comercios minoristas de almacén, alimentos, kioscos.
  5. Extensión de beneficios para pymes del sector agropecuario.
  6. Exención del pago del impuesto automotor para transportes municipales.
  7. Descentralización en los municipios del cobro de patentes modelos 2009.
  8. Exención del pago de tasas e impuesto inmobiliario a asociaciones civiles (clubes de barrio, centros de jubilados, bomberos voluntarios).
  9. Techo al incremento del impuesto automotor (patentes) que no podrá ser mayor a la inflación de 2019 (50%), ya que por la devaluación de 2019 el valor de los vehículos creció desmesuradamente.