El gobernador bonaerense, Axel Kicillof, criticó a su par porteño, Horacio Rodríguez Larreta, por tildar de "intempestivas" las medidas que tomó Alberto Fernández para bajar la circulación del virus en el AMBA, y respaldó al Presidente al afirmar que estas medidas "son las adecuadas".

"A lo largo de toda esta pandemia hemos intentado tomar medidas juntas y coordinadas con el jefe de Gobierno porteño", afirmó Kicillof, y agregó que "si de un lado de la General Paz funciona cualquier cosa y del otro restringen actividades, la cosa no funciona".

Además, afirmó que "el epicentro de esta segunda ola es la Ciudad de Buenos Aires". "Esto no es una chicana, son los datos de la realidad", dijo al aludir a la cantidad de casos por habitante en cada jurisdicción.

En ese sentido, remarcó que "el sistema privado de la Ciudad de Buenos Aires" está saturado y agregó que "está mal" que Larreta se refiera solo a los datos de ocupación del sistema público de salud, porque la mayoría de los porteños se atienden en clínicas de obras sociales o prepagas. "Las camas ya se acabaron" en CABA, lanzó, y explicó que centros sanitarios porteños ya tuvieron que derivar pacientes a hospitales de la Provincia.

El mandatario bonaerense mostró su preocupación por la fuerte suba de casos en las últimas semanas. "No puede ser que el virus vaya por ascensor y las medidas vayan por escalera", graficó.

Clases presenciales

Kicillof respaldó también la suspensión de las clases presenciales hasta el 30 de abril que anunció Alberto Fernández al enumerar a una serie de países que tomaron esa misma medida en las últimas semanas, como Chile o el Reino Unido, Francia, Portugal e Italia.

"Solo las suspendemos por 15 días, y sigue habiendo clases virtuales", explicó el gobernador.

Además citó una frase del vicejefe de gobierno, Diego Santilli, quien en febrero pasado afirmó que "si viene la segunda ola tendermos que suspender las clases presenciales por 10 o 15 días". "Al final era una idea de Santilli", dijo Kicillof.

El gobernador resaltó los logros de su gestión en materia educativa, como la reparación de 3.000 escuelas "destruidas" y criticó ese aspecto del anterior gobierno, como la suspensión de la entrega de las computadoras de Conectar Igualdad.

La relación con Larreta

Por otra parte, el gobernador criticó que Larreta reclame "consenso" al recordar que la última vez que intentaron consensuar medidas ambas jurisdicciones con Nación, el jefe de Gobierno "firmó un comunicado de Juntos por el Cambio" que decía que rechazaban cualquier tipo de medidas restrictivas.

"El falso discurso se lo deberían guardar para su público, pero no decirlo en cadena nacional", reprochó Kicillof.

También afirmó que es "otro verso que quieran el diálogo" al criticar que la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, haya estado presente el miércoles frente a la Quinta de Olivos "insultando al Presidente".

"Que venga Macri directamente a discutir qué medidas quiere tomar. Me parece más genuino y más fácil, porque si no uno se hace el duro y otro se hace el blando", señaló el gobernador.

"Yo lo entiendo a Alberto", dijo en referencia a que el Presidente haya decidido tomar medidas unilateralmente.

Nuevas restricciones 

El miércoles por la noche, Fernández anunció nuevas medidas de restricción para el Área Metropolitana de Buenos Aires ( AMBA), que incluyen el cierre de la circulación entre las 20 y las 6 de la mañana, el cierre de comercios a las 19, la suspensión de las clases presenciales y el despliegue de las fuerzas de seguridad federales, entre otras. Las medidas comenzarán a regir a partir de las 00 del viernes. 

"¿Por qué no le van a decir al Reino Unido o a Uruguay qué hicieron mal porque cerraron?", cuestionó Kicillof y graficó que los opositores "no paran de tirarle nafta a la grieta".
 

Plan de vacunación 

El Gobernador de la Provincia de Buenos Aires también se refirió al plan de vacunación contra el coronavirus que se lleva adelante en todo el país. Destacó que durante los próximos 15 días de restricciones se continuará con la inmunización y se buscará "desacelerar la curva de contagios", aunque aclaró que los resultados podrían no verse en las próximas semanas. 

Kicillof destacó además que "superamos los 2.100.000 vacunados" en la provincia de Buenos Aires y que en el distrito se inoculó "ya al 94% de los trabajadores de la salud y a la mitad del personal de la educación".

Sobre las nuevas variantes de coronavirus dijo que "estamos en presencia de cepas más contagiosas, apuntamos con estas medidas a desacelerar la curva", afirmó, y destacó que también se han vacunado "el 74% de los mayores de 70 años y a un tercio de las fuerzas de seguridad".

Por otra parte, aclaró que la Provincia "salió a buscar vacunas" y negoció con "cerca de diez proveedores. Y conseguimos, por millones".

En esta línea, sostuvo que todas dosis conseguidas fueron entregadas al Gobierno Nacional: "¿Por qué? Porque no vamos a conseguir vacunas sólo para la Provincia de Buenos Aires. ¿Qué es esto? ¿A qué nivel puede llegar la grieta? ¿Quieren cavar la zanja de Alsina en la General Paz?", lanzó ante las críticas de Juntos por el Cambio

Kicillof pidió "un poco de cordura" y recordó a la oposición que "estamos luchando contra una pandemia" y que en el medio de una crisis "no se hace campaña electoral".