El ministro de Desarrollo Productivo Matías Kulfas consideró "imposible" la reducción de la jornada laboral en oposición expuesta a los dos proyectos que presentaron los diputados de extracción sindical que integran la bancada del Frente de Todos (FdT).

Sin perjuicio de la grieta en el propio oficialismo y certificando las dudas que ya habían manifestado fuentes del ministerio de Trabajo a BAE Negocios, el ministro consideró que las propuestas de reducción se llevaron a cabo en países con mercados laborales "muy desarrollados" y con una "reducción proporcional del salario".

"Ni nunca"

En la misma tónica que la cartera laboral Kulfas sustanció: “Hay que ser cuidadosos con ese tema porque en los países donde hubo avances en este sentido son desarrollados y en general han incorporado un esquema de reducción proporcional del salario", aseguró.

En diálogo con Futurock el ministro, sin mencionarlos, cruzó tácitamente los proyectos de ley presentados por Claudia Ormachea y Hugo Yasky, ambos se extracción sindical y compañeros de la bancada del FdT.

No es un dato menor, como publicó este diario, que en el bloque oficialista ya existían premuras por dichos públicos del titular de Trabajo Claudio Moroni, quién más allá de considerar la merma como "una alternativa" no fue contundente en el respaldo.

Incluso desde su cartera deslizaron conceptos simétricos con los dichos de Kulfas.

Según el funcionario, en los países que redujeron la jornada laboral "los salarios son buenos" y esa realidad permite que "trabajen un poquito menos para que puedan hacerlo todos y al mismo tiempo haya una vida más plácida, más horas para el ocio y el esparcimiento".

Y acotó que "hoy la agenda que tenemos en Argentina es la de la recuperación del trabajo que venía muy golpeado y estamos en una recuperación muy importante".

Kulfas además rechazó el cuestionamiento sobre la cantidad de horas que se trabaja en el país: "la jornada laboral en Argentina es estándar" que no es "más larga que en otros países" y respecto a alternativas indicó que desde el Gobierno "les planteamos a las empresas que preferimos que se incorpore más personal antes que se implementen horas extras".