La Armada Argentina negó ayer a través de un comunicado que el área de operaciones del submarino ARA San Juan, desaparecido en noviembre pasado, fuera a pocos kilómetros de las Islas Malvinas, tal como informó el jefe de Gabinete, Marcos Peña, la semana anterior ante el Congreso. Con su desmentida, desde la Marina no sólo ponen en duda la veracidad de la información que brindó el coordinador de ministros, sino también se deslinda de cualquier responsabilidad referida a las tachaduras y correcciones realizadas a mano de las coordenadas de la embarcación que figuran en un informe confidencial.

Más que la afirmación de Peña sobre que el submarino tenía como "objetivos materiales secundarios" monitorear "buques y aeronaves que operan desde las Islas Malvinas"; fue el informe confidencial modificado de forma manuscrita que entregó al Parlamento lo que empujó a la Armada a emitir una aclaración, que dejó al descubierto aún más los cortocircuitos que existen entre esa fuerza y el Poder Ejecutivo.

"La orden de operaciones involucrada, contemplaba un ejercicio de cuatro etapas. Básicamente las primeras dos y la cuarta comprendían ejercitaciones navales y una visita a la Base Naval Ushuaia, incluyendo buques de superficie. La tercera etapa consistía en el control del mar; esto es, verificación del movimiento de unidades de superficie en espacios marítimos de jurisdicción nacional. Ello, tal y como se encuentra en la totalidad de la documentación que fuera remitida, tanto al Poder Judicial de la Nación como al Honorable Congreso de la Nación, por parte del Ministerio de Defensa", señala el texto difundido desde la Armada.

Sobre las tachaduras de las coordenadas y modificaciones a mano que se hicieron de una de las cinco Áreas de Operaciones del submarino en la última foja del informe confidencial de 8 páginas, desde la Armada puntualizaron: "En esa orden se adjuntó un proyecto de mensaje naval con anotaciones manuscritas referidas al área de operaciones. Sin embargo, esas anotaciones no formaron parte de las instrucciones impartidas ni al Submarino A.R.A. "SAN JUAN" ni a ninguno de los buques pertenecientes a la flota de mar de la Armada Argentina. Esto es así porque la anotación adolecía de errores al momento de determinar el área de operaciones. El mensaje naval oficial se encuentra en manos del Poder Judicial de la Nación y determina el área "ALEJANDRA" de modo preciso, sin raspaduras, tachaduras ni enmiendas y con el número electrónico de transmisión que automáticamente asigna el sistema de comunicaciones navales (CESU17A0022 552/ 117)".