El paro general sin movilización ya es decisión de la CGT para el lunes 25. A las calientes discusiones para decretarlo se le abre una instancia más donde la pelota está del lado del Gobierno. El triunvirato asumió que desconfía de una oferta superadora y a esta altura cuasi milagrosa pero en la Casa Rosada le deslizaron a BAE Negocios que "posibilidades siempre hay" respecto a una nueva convocatoria para lograr un acuerdo mínimo.

A la Casa Rosada no le quedan muchas vías de salida para evitar la huelga. Entre alguna de sus alternativas figura la de buscar mayor éxito de negociación en otros sindicatos que los de cercanía expresa. De allí que orientarían la ofensiva para zanjar "por el bien del país" un paro nacional. Para lograrlo, la estrategia de seducción apuntaría al bloque industrial.

Mientras tanto, la decisión de fijar fecha incluso fue destacada por Pablo Moyano. El dirigente de camioneros, consultado en Crónica HD respecto a la intención sindicatos "hermanos" para aislar a esa organización, expresó: "No es tiempo para hablar de internas, lo importante es representar a los trabajadores que ya no pueden soportar las medidas económicas del Gobierno".

Lo protocolar del dicho no quita que esa "grieta cegetista" gravita ya que los más reacios a decretar la huelga siguen sopesando dejar a los Moyano "en soledad", incluso subestimando el respaldo que tendrá mañana Camioneros por parte de movimientos sociales, dos de las CTA y otros sindicatos.

Las mismas fuentes que el lunes dudaban de sumarse a la huelga general ratificaron anoche que "negociar siempre es positivo y podemos sacar algo". El repaso a hechos concretos como la fallida medida de fuerza nacional dictada contra la reforma previsional valen como antecedente.

El bloque de sindicatos industriales incluso manifestaron que había sido un dirigente del sector, con aval del resto del grupo, el que le había reclamado al triunvirato de Azopardo de "decretar la huelga" ya que no había más espacio para "distracciones". Les asiste ser los más castigados por el modelo económico vigente.

El repaso de los puntos críticos y negados hasta ahora por el Ejecutivo siguen siendo a criterio de la CGT las llaves para abrir una salida. Léase pacto antidespidos hasta diciembre, aguinaldo libre de impuesto a las Ganancias, entre otras solicitudes, amén de la escasa habilitación para negociar un 5% de mejora paritaria en dos tramos, lo cual es solo un permiso de discusión que ya les concedió el Gobierno como aspirina para males mayores.

Fuentes del Ejecutivo no descartaban el intento por buscar una nueva reunión con la central obrera. Intentarán, incluso antes que los lectores recorran estas líneas, aplicar más pressing sobre secretarios generales "confiables" en llamadas o encuentros que no tendrán conferencia de prensa posterior, reuniones que fueron y serán un clásico de la relación gobierno de turno y CGT.

En tiempo de evitar desmadres y deslinde de responsabilidades hacia el futuro inmediato los rostros de las figuras de Azopardo constan en varias fotografías de la reunión y la conferencia de prensa. Contrastan con el atril vacío de jornadas atrás en la sala de anuncios a la prensa de la casa obrera. La solidaridad que remarcó Schmid, los las familias del pesquero desaparecido, a las organizaciones que marcharán junto a Camioneros también cierra la ecuación.