La CGT y Confederación General Empresaria de la República Argentina (Cgera) coincidieron en solicitar la creación de un comité de crisis con presencia del Gobierno para atender la situación de la producción y el empleo durante el aislamiento social, preventivo y obligatorio establecido por la pandemia de coronavirus.

En un comunicado, la Cgera señaló que, junto a la CGT, "coincidieron en la importancia de crear un comité de crisis conformado por el gobierno, empresarios y trabajadores, para atender la urgente situación de la industria y el comercio PYME, en el marco del necesario aislamiento social, preventivo y obligatorio".

Además, el presidente de la Cgera, Marcelo Fernández, dijo que "deberían intervenir los distintos ministerios correspondientes al área del trabajo y de la producción".

En ese sentido, agregó que también "los empresarios y los trabajadores" podrían "aportar las mejores ideas y propuestas, para que la crisis que va a traer esta pandemia no lleve al cierre de empresas y a la pérdida de puestos de trabajo”.

“Es indispensable que se tome en cuenta esto a la brevedad, para poder solucionar parte de los problemas y aportar ideas, para que pueda prevenirse", agregó Fernández, y señaló que creen "indispensable la participación del sector financiero, que debería ayudar y colaborar en la situación de las PYMES".

En las últimas horas, la CGT se había pronunciado en el mismo sentido, al destacar a necesidad de "constituir de inmediato un comité interministerial con participación de trabajadores y empresarios, que gestione la crisis sanitaria para darle respuesta a todos los sectores afectados en los tiempos necesarios”.

Asimismo, la central obrera hizo hincapié en que “vastos sectores sociales siguen esperando la implementación de las medidas que se anuncian” y que “las respuestas deben llegar a tiempo para atender las necesidades y la coordinación de las distintas áreas de gobierno debe funcionar armónicamente”.

Por este motivo, se resaltó “la necesidad de apoyar el financiamiento de las empresas y asistirlas con fondos indispensables” y que los trabajadores tengan “garantizados los ingresos mientras dure la emergencia”.

“La preservación de los puestos de trabajo es un objetivo central de la política social pero muchos compañeros que viven en la economía del día a día, cuya única herramienta para ganarse el sustento diario es su fuerza de trabajo deben recibir la atención de algún programa social durante la emergencia”, agrega el comunicado.