La Cámara Federal porteña rechazó la incompetencia que declaró el juez Sebastián Casanello en la causa en la que está preso el empresario kirchnerista Lázaro Báez, y le ordenó que resuelva si la ex presidenta Cristina Fernández debe ser llamada a indagatoria también en ese expediente.

La Sala II del tribunal, con las firmas de los jueces Martín Irurzun y Eduardo Farah, le ordenó a Casanello que debe “decidir, sin más, la procedencia o el rechazo de las declaraciones indagatorias solicitadas por los acusadores”, entre ellos la de la ex mandataria.

En la misma causa, además, fueron confi rmadas las ampliatorias de procesamientos de Báez y de sus hijos, entre otros imputados, informaron fuentes judiciales.

En agosto pasado Casanello amplió los procesamientos en la causa, pero se declaró incompetente y envió la causa a su par Julián Ercolini, sin resolver un pedido de indagatoria contra la ex presidenta.

Casanello interpretó que debía enviar su causa a Ercolini, quien investiga un megaexpediente que abarca toda la obra pública adjudicada presuntamente en condiciones irregulares.

Pero ahora la Cámara le recordó que debe ser él quien “decida si Cristina Fernández, entre otros mencionados, debe o no ser legitimada pasivamente en autos, ante el pedido que en ese sentido le efectuaron los acusadores público y particular”.

El fallo también desvinculó de la causa definitivamente al financista Leonardo Fariña y al empresario Roberto Erusalimsky por la compra venta de un campo en Mendoza.