La Sala II de la Cámara Nacional en lo Criminal y Correccional Federal resolvió hoy un planteo por “retardo de justicia” presentado por la Unidad de Información Financiera (UIF) y reclamó al juez federal Sebastián Casanello que brinde “respuesta fundada” al pedido para que convoque a Cristina Kirchner a prestar declaración indagatoria en la causa que sigue contra el empresario Lázaro Báez por lavado de dinero.

Los jueces Martín Irurzun y Eduardo Farah se refirieron así al planteo de la UIF, coincidente con el de la Oficina Anticorrupción y del fiscal, para que cite a la ex mandataria, o bien lleve a cabo “sin demoras” las medidas de prueba que entienda necesarias previo a adoptar una definición.

“En definitiva, todavía no se ha dado cumplimiento a la indicación dada por esta Sala el último 25 de octubre para que analice el pedido coincidente de los acusadores, lo que corresponde se defina de manera fundada; y en su caso, se lleven a cabo sin demoras las diligencias que se reclaman como necesaria”, indicó el fallo.

Los pedidos de indagatoria sobre Cristina Kirchner también abarcan al ex ministro de Planificación Julio De Vido, a Carlos Kirchner (primo del ex mandatario) y otros ex funcionarios que ya están procesados en la causa por fraude en la obra pública.

Por lo pronto, Báez ya lleva casi un año y medio detenido y es probable que llegue así a juicio oral, al igual que su abogado Jorge Chueco y el contador Daniel Pérez Gadín, mientras que el resto se encuentra en libertad.

Mientras tanto, Casanello también debe definir la situación procesal del ex titular de la AFIP Ricardo Echegaray, sobre quien el fiscal Guillermo Marijuan pidió el sobreseimiento.

Báez cuenta con tres procesamientos por lavado de dinero en tanto que sus cuatro hijos están acusados por el mismo delito: una de las acusaciones por haber recibido dinero de la obra pública durante el kirchnerismo.