La Cámara Federal porteña confirmó el procesamiento de la ex presidenta Cristina Fernández como supuesta jefa de una asociación ilícita, lavado de activos y dádivas en la causa Los Sauces, acusada de simular contratos de alquiler para encubrir retornos de contratistas del Estado.

Además, la sala I del Tribunal de Apelaciones confirmó los procesamientos de los hijos de la senadora electa, Máximo y Florencia, de los empresarios Cristóbal López y Fabián De Sousa y del detenido Lázaro Báez y sus hijos Luciana, Leandro y Martín Báez, entre otros, según el fallo de 195 carillas.

Los camaristas Leopoldo Bruglia y Jorge Ballestero concluyeron que "detrás del acto fundacional" de Los Sauces por parte de la familia Kirchner se buscó "acaparar una ración del dinero que Cristina Fernández, desde la cúpula del dominio estatal envió transitando por entes intermediarios a su propio negocio", según la resolución.

Los acusados "han tejido minuciosa y detalladamente un complejo andamiaje alrededor de cada una de estas sociedades para disimular el objetivo ulterior que confluye en el recorrido del dinero", remarcaro.

Una parte de este dinero se incorporó a Los Sauces SA "cuya titular, en su matriz privada resultó la misma Fernández (aquí en su aspecto inverso al público) junto a sus hijos Máximo y Florencia", advirtieron los camaristas.

En el fallo se dio por probado el "armado de una organización criminal con la finalidad de realizar conductas de lavado de activos" y otras maniobras ilícitas para ingresar dinero proveniente de maniboras defraudatorias "al patrimonio de los ex presidentes" mediante los alquileres de propiedades de su sociedad Los Sauces

Los camaristas dictaron la falta de mérito de la ex presidenta y otros procesados por uno de los delitos que había usado para procesarla el juez del caso, Claudio Bonadio, "negociaciones incompatibles" con la función pública.

Además, avalaron su decisión de declararse incompetente y girar la causa a su par Julián Ercolini.