La Cámara Federal confirmó el rechazo a la eximición de prisión para Sebastián Romero, el dirigente de izquierda a quien se vio disparando un arma casera durante los disturbios que se produjeron la semana pasada en el Congreso, cuando se aprobó la reforma previsional.

Así lo resolvió la Sala II de este tribunal, integrada por los jueces Eduardo Farah y Martín Irurzun, quienes dejaron firme lo dispuesto por el Juzgado Federal 12. Los magistrados ratificaron que Romero debe ponerse a derecho y quedar detenido, aunque por el momento permanece prófugo. "En la instrucción se trabaja bajo la hipótesis de un actuar organizado, llevado adelante por un grupo de personas que, entre otras cosas, habrían producido daños de entidad, lesiones graves y leves a funcionarios públicos y generado intimidación a través de vías especialmente agresivas, con el fin de perturbar el normal ejercicio de las facultades del Congreso", dice el fallo. "Hay, sobre esas bases, indicios variados y unívocos de los riesgos procesales -por posibilidad de fuga y de entorpecimiento de la instrucción- que imponen denegar la exención de prisión", detallaron.