La Cámara de Diputados bonaerense aprobó hoy la adhesión de la provincia de Buenos Aires al Consenso Fiscal, que incluye rebajas en la alícuota del Impuesto a los Ingresos Brutos, y giró la iniciativa al Senado.

Ese acuerdo fue rubricado por el presidente Mauricio Macri y los gobernadores en noviembre y la adhesión permitirá, entre otras cuestiones, el ingreso de 21.000 millones de pesos a la provincia en 2018 y otros 44.000 millones de pesos en 2019, por la mejora en la distribución de la coparticipación federal y la baja del Fondo del Conurbano.

Para alcanzar este objetivo, la provincia de Buenos Aires firmó el convenio a cambio de retirar la demanda que había llevado a la Corte Suprema para eliminar el tope existente en el Fondo del Conurbano para recuperar alrededor de 300.000 millones por el retroactivo de los recursos no recibidos entre 2011 y 2015.

La adhesión fue aprobada esta tarde en la Cámara de Diputados bonaerense con el voto negativo del bloque de Unidad Ciudadana-FpV y de la banca del FIT y el respaldo del oficialismo, del PJ-Unidad y Renovación, y de los legisladores del Frente Renovador.

El Consenso Fiscal incluye rebajas en las alícuotas del Impuesto sobre los Ingresos Brutos en rubros como el transporte y el agro, según el nivel de facturación.

De ese modo, en el agro quienes tributaban una alícuota de 1,75 por ciento pasarán a 1,50 por ciento en el caso de aquellos productores que facturan más de 78 millones de pesos al año, mientras que en el transporte las alícuotas descienden del 3,5 y 4,5 por ciento al 3 por ciento.

En tanto, las alícuotas de servicios de electricidad, agua y gas descenderán de 5 a 4 por ciento.

En la sesión, el presidente de la Comisión de Presupuesto e Impuestos de la Cámara baja, Marcelo Daletto (Cambiemos), calificó de “gran noticia” a “esta vuelta del (nuevo) Fondo del Conurbano” , que “quedará para la provincia independientemente de quien gane las elecciones en el 2019”.

“El año próximo la provincia recibirá 40 mil millones y 65 mil millones en el 2019 y a partir de ahí se actualizará por inflación”, puntualizó.

Sostuvo que con ese dinero la provincia que “estaba quebrada, que era inviable, que estaba en emergencia, ahora no sólo tendrá tranquilidad para pagar sueldos, aguinaldos, gastos corrientes sino que por las próximas décadas tendrá fondos para pagar la deuda en infraestructura”.

“Es obra pública que vino para quedarse y descontamos el apoyo de todos ustedes” sostuvo en alusión a los legisladores, y consideró que “sería vergonzoso que los legisladores voten en contra de los intereses de Buenos Aires, del vecino de Buenos Aires y de la obra pública en Buenos Aires”, remarcó.

Los bloques de la oposición cuestionaron que los fondos compensatorios que recibirá la provincia de Buenos Aires provendrán del dinero que “se quita a los jubilados” y criticaron la falta de discusión sobre este pacto.

El legislador Juan Agustín Debandi de Unidad Ciudadana-FpV sostuvo que “no veo por qué debemos votar contentos este supuesto consenso fiscal que va a salvar a Buenos Aires, en las calles no la están pasando bien y las políticas públicas del gobierno provincial distan de ser las que uno hubiera querido”.

“No llamemos a este fondo (que recibirá la Provincia), Fondo del Conurbano, digamos que estamos recuperando el Fondo de los Jubilados, así va a quedar mejor”, ironizó.Debandi también apuntó con sarcasmo que “los ciudadanos bonaerenses no comen obra pública”.

“No digan que es importante recuperar recursos, lo sabemos y trabajamos para que eso pase, pero a las cosas hay que ponerle seriedad”, afirmó y se pronunció por “que los números cierren pero con la gente adentro”. 

El diputado Juan Carlos Haljan de Unidad Ciudadana aseguró que el bloque no busca “poner palos en la rueda” ni está “en contra de la recuperación de esos recursos pero sí de dónde se sacan para aportárselos a la provincia”, por lo que cuestionó no haber sido convocados para decir “de dónde podían salir esos recursos. El eslogan (de Cambiemos) "entre todos" no era tan entre todos”.

En tanto, el legislador del Frente de Izquierda de los Trabajadores, Guillermo Kane, adelantó el rechazo de su bloque al Pacto Fiscal, ya que “es una caja de la gobernadora” (María Eugenia Vidal), y señaló no conocer ningún plan de la mandataria sobre el destino de estos fondos.

“¿Cómo va a ser inviable la provincia? Lo que es inviable es que los que acumulan riquezas no paguen impuestos y queden exentos”, apuntó.

Julio Pereyra del bloque PJ Unidad y Renovación votó afirmativamente la adhesión al Pacto Fiscal pero consideró que debe darse una discusión de la ley orgánica de los municipios “para darle más autonomía” y que “los gobiernos locales cuenten con un nivel de control de los nuevos recursos provinciales”.

Similar postura tuvo el bloque del Frente Renovador, que acompañó la adhesión al acuerdo pero reclamó también un debate de la ley orgánica de los municipios.