El Gobierno porteño confirmó finalmente hoy que la cifra de infectados por coronavirus en las villas de emergencia de la Ciudad asciende a 124 casos, siendo ese número, largamente superior a los que se venían informando oficialmente.

El Ejecutivo de la Ciudad salió a transparentar los números los que, y tal como anticipara este diario en sus ediciones del martes 21 de abril y de este jueves, no solo afectaban a la villa 31, sino que, además, se venían multiplicando con el correr de las horas.

Según los datos suministrados esta mañana, los barrios más afectados son la Villa 31 y 31 bis de Retiro con 57 caso y la 1/11/14 (Padre Ricciardelli) del Bajo Flores, con 48 contagios, también se registraron 3 infectados en Villa 15 (Ciudad Oculta); 2 en Villa 20; 2 en Barrio Fátima; 1 en el Barrio 21-24 y otro en el Barrio Mitre

Existen además, otros 10 casos de coronavirus de los cuales hasta el momento no se tienen precisiones, en tanto que el equipo de Epidemiología del Ministerio de Salud de la Ciudad trabaja con 64 casos sospechosos de haber contraído el virus, por tratarse de contactos estrechos con casos positivos.

El Gobierno porteño informó además que, para hacer frente a la pandemia, desde el Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat se pusieron en marcha 4 líneas de acción orientadas a mitigar el impacto del virus.

Por otro lado, informó que a partir de la tercera semana de marzo se dio comienzo a una campaña de concientización para prevenir contagios, mientras que en abril se reforzaron en un 30% las raciones destinadas a los comedores de esos barrios populares, pasando de alimentar a alrededor de 90 mil personas en febrero, a 105 mil en abril.

Además, y mediante cooperativas, se vienen realizando operativos de limpieza de hidrolavado, tanto en los complejos habitacionales como en los barrios, así como tares de limpieza con agua y cloro de las viviendas mediante mangueras; y se lleva a cabo una campaña de vacunación antigripal destinada a adultos mayores, entre otras medidas.

“Es mentira que se esté haciendo limpieza casa por casa con agua y cloro, al menos acá en el sector Güemes, lo único que se hizo fue una desinfección a través de una cooperativa, primero para prevenir el dengue y después el coronavirus, pero solo se limpiaron las calles”, señaló ante la consulta de BAE Negocios, la referente de la villa 31 Amalia Aima.

Respecto a la asistencia alimentaria, la dirigente barrial advirtió que con lo que el gobierno les está bajando de comida a los comedores “no alcanza a cubrir a toda la gente que viene a buscar su vianda, porque hay otros comedores que no están asistidos, los cuales deben conseguir donaciones de los otros comedores, que sí están dentro del programa, como para poder funcionar”.

“Sabíamos que esta bomba iba a explotar en cualquier momento porque donde hubiera un caso, eso se iba a multiplicar, pero además, eso iba a suceder porque no tenemos agua y sin eso, la gente no se puede higienizar y encima tiene que salir a hacer fila con un baldecito”, agregó Aima, al tiempo que mostró preocupación ante el avance del virus “porque tenemos muchísimo hacinamiento y con estos datos, ahora sabemos que la enfermedad se va expandir por gran parte de la villa”.