La Ciudad de Buenos Aires continúa siendo el distrito más afectado por el coronavirus y este jueves, definirá cómo continúa la cuarentena de cara al vencimiento del próximo domingo. El diálogo con el goberndor bonaerense, Axel Kicillof, la detección de nuevos casos en Barrios Populares y la necesidad de reactivar la actividad comercial, son algunos de los ejes que el jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, analizará con su gabinete. 

Después de la reunión que mantuvo Larreta en Olivos, junto a Alberto Fernández y Kicillof, la primera estrategia definida será contener el uso del transporte público que conecta a la Ciudad con el conurbano bonaerense, que de acuerdo al relevamiento de la subsecretaría de transporte provincial, sólo en tiempo de cuarentena, el arribo de personas a la Capital Federal trepó a 1.200.000.  

Con la mirada puesta en el AMBA, que concentra más del 85% de los casos a nivel nacional, el Gobierno nacional, provincial y porteño suman el refuerzo en el monitoreo sobre los focos de contagios. En la Ciudad de Buenos Aires, el Barrio Mugica de Retiro, y el barrio 1-11-14 de Flores, ya representan el 35% de los casos en el distrito, mientras que en la provincia, la tasa de positividad en las áreas vulnerables es del 6%. Con estos números, la mesa tripartita acordó ayer redoblar los controles de contagio a través de los operativos Detectar,  puerta por puerta. 

Tanto el presidente Fernández como Kicillof y el jefe de Gobierno porteño coinciden en que “no hay mucho margen” para flexibilizar la cuarentena en el AMBA.

En la misma línea, el transporte será el eslabón clave a monitorear. Esta semana se puso en marcha un primer ensayo del esquema de turnos y ordenamiento de pasajeros de la línea del ferrocarril Mitre, y se continúa moldeando lo que será el uso exclusivo de la tarjeta SUBE para los trabajadores esenciales. Además, los ingresos a CABA también verán un refuerzo en los controles con fuerzas nacionales, provinciales y de la Ciudad.

Rodríguez Larreta continúa delineando estrategias en conjunto  con la Rosada y Provincia, mientras continúan recibiendo cruces de algunos de los intendentes del conurbano por las habilitaciones otorgadas semanas atrás, y fue el propio ministro de Seguridad provincial, Sergio Berni, quien deslizó la posibilidad de estudiar un "blindaje" a la Ciudad, lo que despertó la negativa del jefe de la cartera sanitaria porteña, Fernán Quirós: "“No tiene sentido aislar la ciudad de Buenos Aires”.