El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires anunció este viernes que va a mantener los actuales niveles salariales, al decidir postergar aumentos paritarios y se comprometió a reanudar las emisiones paritarias en septiembre, debido a la "fuerte baja" de la recaudación.

"Las consecuencias económicas derivadas de la pandemia provocaron en la Ciudad de Buenos Aires una caída del registro de la recaudación del 25% durante este segundo trimestre. Si bien hasta el momento la pérdida alcanza los $20.000 millones, se estima que para todo el año esa proyección supere los $75.000 millones ", explicó en un comunicado.

Para hacer frente a las derivaciones económicas como las consecuencias sanitarias causadas por la pandemia, el Gobierno de la Ciudad implementó un Plan de Emergencia de las Cuentas Públicas, en el marco de la Ley de Emergencia Económica.

Entre las medidas se excluyen la suspensión de obras nuevas y no prioritarias, la restricción de créditos presupuestarios, la suspensión de gastos y programas no esenciales, el congelamiento de la planta de personal y la renegociación de los contratos y concesiones vigentes.

"La implementación de estas medidas -actualmente en ejecución- incrementó la inversión en $10.800 millones, con el fin de fortalecer el sistema sanitario y de cubrir la creciente demanda de asistencia social", señaló la Ciudad.

El Gobierno porteño detalló que "durante este trimestre, por ejemplo, se triplicó la cantidad de personas que solicitaron asistencia alimentaria en la Ciudad, pasando de 102,000 en marzo a más de 353,000 en junio".

Por ello, el Gobierno de la Ciudad "Mantener los actuales niveles salariales para todo el personal y postergar aquellos incrementos aún no efectivizados. Asimismo, las organizaciones paritarias se retomarán en septiembre, una vez que se clarifique la situación económica".

En cuanto al medio aguinaldo, el GCBA acortó los plazos para los sueldos entre $50.001 y $85.000 brutos. "De esta forma, el 1 de agosto, el 88% del personal ya habrá cobrado la totalidad del SAC, quedando solo el diferimiento para los haberes superiores a los $ 85,000 brutos".

La Ciudad destacó que desde que comenzó la pandemia, La Ciudad ha pagado los sueldos del personal en tiempo y forma, "sin implementar reducciones salariales ni diferimiento en el pago de los mismos".