Anoche, a pesar del frío, miles de personas salieron a hacer uso del nuevo permiso para salir de 20 a 8 a caminar, correr o andar en bicicleta y rollers en parques y plazas de la Ciudad de Buenos Aires luego de 80 días de cuarentena. Sin embargo, tras esta primera jornada de prueba, el gobierno porteño ya analiza realizar una serie de cambios.

Entre otras cosas, las autoridades notaron que, si bien no es obligatorio su uso durante estas salidas deportivas, muchas personas no respetaban la distancia social, y ante la gran cantidad de gente se dieron algunas situaciones de aglomeración.

Por esto, estudian cambiar los horarios, y si luego de esto crecen los casos de coronavirus darán marcha atrás con el permiso.

Tuvimos un poco de aglomeración, no es lo deseado, queremos que haya más distanciamiento", expresó el vicejefe de gobierno porteño, Diego Santilli, en declaraciones al canal TN. En este sentido, resaltó que “hay que entender la ansiedad de la gente", porque "es la primera salida, hay un montón de cosas acumuladas”.

Este martes Santilli evaluará junto a Horacio Rodríguez Larreta “si ajustamos un poco” la habilitación para salir a hacer actividad física, al iniciar desde más temprano. “Podríamos adelantar, tal vez haya que bajar un poco el horario", sostuvo, e indicó que analizarán "alternativas”.

La disyuntiva es que la iniciativa no puede llevarse a cabo durante el día por la dificultad que implicaría el control de la circulación y mantener la distancia social con las personas que salen a hacer otras actividades, como ir a trabajar o hacer las compras.

Por su parte, el ministro de Salud de la Ciudad, Fernán Quirós, evaluó en declaraciones a Infobae que la salida masiva de gente “no es bueno”. “Supongo que es el furor del primer día, pero veremos los días subsiguientes”, manifestó el funcionario, y adelantó que aumentará la "intervención” de las autoridades para evitar el aglomeramiento de personas.

Para algunas personas, anoche fue la primera vez en que decidieron salir a correr o caminar por sus barrios, pero aprovecharon para tomar aire fresco en medio de la cuarentena y ejercitarse un poco. Iván y Eliseo, dos jóvenes que corrían con barbijo puesto, afirmaron a la agencia Télam: "Antes de la cuarentena no veníamos, pero hace tres meses que estábamos sentados y comiendo en casa, así que arrancar costó bastante".

Otros, que antes de la pandemia estaban acostumbrados a este tipo de actividades, disfrutaron la posibilidad de volver al ruedo. Leandro, de 37 años, que fue a correr a Plaza Irlanda, aseveró a Télam: "Mientras todos respetemos los protocolos está todo bien. Toda la vida me entrené, y la verdad que la cuarentena me costó mucho. Me cuido usando el barbijo al caminar hacia acá y no voy a tocar nada de la plaza, ni los bancos ni las rejas".

La explosión de runners en el perímetro del Parque Centenario, al igual que en otros parques, estuvo fiscalizada por personal de la Subsecretaría de Deportes de la Ciudad y la Comuna 6, quienes tratan de que se mantenga el distanciamiento social requerido.