La Corte Suprema de Justicia ordenó que se vuelvan a sortear las causas por lavado de dinero contra Lázaro Báez, conocida como la "ruta del dinero K", la investigación por presunto fraude en la distribución de la obra pública y el encubrimiento del atentado contra la AMIA, por la cual está procesada la senadora Cristina Fernández.

Los tres expedientes habían recaído en el Tribunal Oral Federal Número 9, aunque el máximo tribunal advirtió ahora que este nuevo cuerpo aún no sido habilitado, lo que le corresponde a la propia Corte.

"La habilitación de tribunales, requisito esencial para su puesta en funcionamiento, es una atribución constitucional de la Corte Suprema de Justicia y la ha ejercido sin interferencias de ninguna especie, antes y después de la reforma constitucional de 1994", indicó el fallo.

Y agregó que "el comportamiento de la Cámara Federal de Casación Penal, al incluir al Tribunal Oral en lo Criminal Federal Nº 9 en los sorteos propios de la justicia federal, implicó un indebido avance sobre las atribuciones de superintendencia" de la Corte Suprema.

"Por todo esto, esta Corte Suprema de Justicia de la Nación considera que corresponde dejar sin efecto los sorteos de las causas que hubieren sido asignadas al Tribunal Oral en lo Criminal Federal Nº9 de la Capital Federal y ordenar que se practique, de forma urgente, un nuevo sorteo de dichas causas", dispuso el máximo tribunal.

Los jueces Alejandro Noceti Achával, Silvia Mora y Alejandro Becerra fueron nombrados en el TOF 9 con el aval de la Cámara de Casación y el Consejo de la Magistratura. Los integrantes del máximo tribunal, ahora, exhortaron "enfáticamente" a la Cámara de Casación a que "se abstenga de realizar actos que excedan su ámbito de competencia"

"En especial aquellos que puedan afectar la debida prestación del servicio de justicia como, en el caso, sortear causas a tribunales que no cuenten con la previa habilitación de esta Corte Suprema de Justicia de la Nación".